• 22/07/2024 05:09

Murió el reconocido artista colombiano Fernando Botero

Sep 15, 2023

Considerado «el artista colombiano más grande de todos los tiempos», Botero falleció hoy los 91 años. La noticia de su deceso fue confirmada por su hija. Medellín, su ciudad natal, decretó siete días de luto.

 

 

El pintor y escultor colombiano Fernando Botero, conocido por sus esculturas de voluptuosas figuras, falleció este viernes a los 91 años de edad.

Nacido el 19 de abril de 1932, Botero seguía pintando en su estudio hasta que sufrió una neumonía por la que tuvo que ser internado. El jueves salió del hospital para recuperarse en casa, según informó la W Radio.

 

En esta foto aparece el escultor colombiano Fernando Botero delante de una de sus obras en la los Campos Elíseos de París en octubre de 1992. (PH: BERTRAND GUAY/AFP vía Getty Images)

 

Su hija Lina Botero, en declaraciones a Caracol Radio, explicó que falleció en Mónaco esta mañana: «Llevaba cinco días bastante delicado de salud porque había desarrollado una neumonía». «Murió con 91 años, tuvo una vida extraordinaria y se fue en el momento indicado», expresó su hija, conmocionada, y lo recordó como una persona «que dedicó su vida a su país, que fue el tema de su obra artística».

«Ha muerto Fernando Botero, el pintor de nuestras tradiciones y defectos, el pintor de nuestras virtudes. El pintor de nuestra violencia y de la paz. De la paloma mil veces desechada y mil veces puesta en su trono», escribió en la red social Twitter el presidente de Colombia, Gustavo Petro. Hizo referencia a la paloma que se exhibe en la Casa Nariño (sede presidencial) y que el artista regaló para conmemorar el acuerdo con las FARC de 2016.

 

 

«Lamentamos profundamente la partida de Fernando Botero, uno de los más grandes artistas de Colombia y del mundo. Siempre generoso con su país, un gran amigo, y apasionado constructor de paz. Nuestras más sinceras condolencias a toda su familia», manifestó por su parte el expresidente Juan Manuel Santos.

 

Pintura del pintor colombiano Fernando Botero expuesta en el Museo Botero de Bogotá. (PH: GETTY IMAGES)

 

Considerado como «el artista colombiano más grande de todos los tiempos», Botero nació  en Medellín, Ciudad que decretó 7 días de luto por su fallecimiento.

El artista llegó a convertirse en uno de los creadores contemporáneos más reconocibles en todo el mundo al desarrollar una impronta absolutamente propia.

 

Botero muestra algunas piezas nuevas el 14 de abril de 2005 en su taller de París. La serie evoca las diversas torturas, humillaciones sexuales y abusos a prisioneros iraquíes perpetrados por soldados estadounidenses en la cárcel de Abu Ghraib (Irak). (PH: PASCAL PAVANI/AFP via Getty Images)

 

Sus figuras corpulentas le han llevado a abordar una gran variedad de temas, como reinterpretaciones de cuadros de los antiguos maestros, escenas callejeras latinoamericanas, la vida doméstica y retratos satíricos de personajes políticos. El volumen de sus personajes permitió al artista enfatizar y resaltar ciertos rasgos, aumentando su impacto.

 

Estudió en Colombia y en la Real Academia de Arte de San Fernando, en Madrid. Empezó a exponer en la década de 1960 en Estados Unidos, con una primera muestra en el Milwaukee Art Center.

A los 19 años viajó a Bogotá, donde presentó su primera exposición individual de acuarelas, gouaches, tintas y óleos en la Galería Leo Matiz, y con lo recaudado vivió algún tiempo en Tolú. De su estancia allí saldría el óleo «Frente al mar», con el que obtuvo el segundo premio de pintura en el IX Salón Anual de Artistas Colombianos.

 

Esta obra de Botero se llama «El dolor de Colombia» que retrata la violencia en el país desde la década de 1980 e hizo parte de una exposición en Lima, Perú, en noviembre de 2006. (PH: JAIME RAZURI/AFP via Getty Images)

 

 

En los años 50, Botero llegó a Bogotá y se empezó a juntar con los artistas vanguardistas de la época, dados al indigenismo y el nacionalismo.

Hizo dos exposiciones, un mural importante se ganó un premio y así logró recursos para trasladarse a Madrid y luego a París.

«Muerte de Pablo Escobar» de Fernando Botero en el Museo de Antioquia en Medellín exhibida el 20 de enero de 2011. (PH: RAUL ARBOLEDA/AFP via Getty Images)

A finales de la década del 50, Botero volvió a Colombia y se casó con Gloria Zea, una reconocida gestora cultural y coleccionista con quien se fue a vivir a México.

Desde allí, desarrolló una lectura crítica del arte nacionalista que proponían los muralistas mexicanos, así como del arte moderno que se impartía en Europa.

Y empezó a consolidar lo que sería la línea que lo daría a conocer por el mundo, marcada por las naturalezas muertas y los volúmenes expandidos con colores muy vivos.

Botero
Fernando Botero: Obispos muertos, Óleo sobre tela, 1961.

 

Su momento «eureka» llegó en 1956, cuando vivía en Ciudad de México: el artista pintó una mandolina con un agujero de sonido inusualmente pequeño, lo que hizo que el instrumento adquiriera proporciones exageradas. Botero se sintió entusiasmado por estas posibilidades aparentemente nuevas, y esto encendió su exploración del volumen a lo largo de toda su vida.

En 1977 expuso sus bronces por primera vez en el Grand Palais de París y en 1978, Fernando Botero pintó su propio pastiche del cuadro, titulado «Monalisa» y pintada en su estilo característico de «Boterismo», en homenaje a una de las más famosas de todas las pinturas al óleo occidentales, creada por Leonardo da Vinci.

Fue además un escultor, sus piezas pueden encontrarse en las calles de Medellín, Nueva York, París, Barcelona, Madrid y Jerusalén, entre otros lugares.