• 05/03/2024 02:11

Quienes son los tres andinistas desaparecidos en la cordillera

Dic 4, 2023

Un intendente y un escribano pampeanos junto a un reconocido guía mendocino, son intensamente buscados luego de que se perdiera la comunicación con ellos el pasado jueves.

 

 

Tres andinistas argentinos permanecen desaparecidos en la Cordillera de la Andes chilena desde el 29 de noviembre. Entre ellos se encuentra el intendente de la localidad pampeana de General San Martín, Raúl Espir, el escribano Sergio Berardo y el experimentado guía de montañas mendocino Ignacio Javier Lucero.

La expedición comenzó el 22 de noviembre y tenía como objetivo hacer la cumbre del cerro Marmolejo, un volcán de 6.108 metros de altura. El descenso estaba pautado para el jueves pasado, día en que se perdió la comunicación con ellos y se iniciaron las tareas de rescate.

Según trascendió, tanto Espir como Berardo contaban con experiencia en andinismo, mientras que el guía mendocino ostenta con más de 30 años de trayectoria en el sector y realizó 46 ascensos al Aconcagua.

Raúl Espir es intendente de la ciudad pampeana de General San Martín

 

Raúl Espir es intendente de General San Martín desde el año 2019. Tiene 55 años y es farmacéutico de profesión. Durante los comicios provinciales del pasado 14 de mayo, el alcalde de Juntos por el Cambio, fue reelecto con el 63% de los votos.

Según la revista Cumbres, tanto Espir como Berardo había realizado con anterioridad otras expediciones a montañas. En sus redes sociales, Espir lleva publicada varias fotografías tomadas en diferentes expediciones de andinismo. Se lo ve posando, por ejemplo, en el cerro Domuyo, de Neuquén.

 

Sergio Berardo

 

En tanto, Sergio Daniel Berardo, trabaja como escribano en la misma provincia de La Pampa y es el menos experimentado de los tres montañistas con 6 cumbres en su haber.

“Con Nacho ya hemos hecho seis expediciones, y vamos por más. Sus más de 40 cumbres en el Aconcagua lo dicen todo. Personalmente, me siento seguro transitando por la montaña con Nacho, porque desde los 13 años que sube montañas y su vasta experiencia y profesionalismo es el sello principal de su trabajo. Aparte, es un aventurero nato”, escribió en la web de la empresa de Lucero a modo de recomendación..

“La seguridad de quienes suben con él es su prioridad. Y va a hacer lo posible para que llegues a la cumbre, si es tu deseo, pero siempre que las condiciones estén dadas para eso”, agregó Berardo, quien calificó con cinco estrellas el servicio brindado por Lucero Expediciones.

Ignacio Lucero (Foto: captura TV_Pública)

 

Ignacio “Nacho” Lucero era, sin embargo, el más experimentado de los tres. La Arena lo describe como un “reconocido y querido guía de montaña” con basta experiencia, certificado por la AAGM (Asociación Argentina de Guía de Montaña) y la UIMLA (Union of International Mountain Leader Associations).

Lucero llevó a cabo un total de 62 expediciones al Aconcagua, además de decenas de ascensos a más de 20 picos superiores al menos 4.500 metros en la Argentina. En Chile, lugar donde ahora es buscado, realizó seis expediciones. Cuenta también con experiencia internacional, al haber hecho cumbre en otros 13 países, como España, India, Tanzania y Nepal.

Según figura en su página web, Lucero escaló el Denali (Alaska), a 6.190 metros sobre el nivel del mar; hizo una expedición al Manaslu (Nepal), a 8.162 msnm; y subió el Mont Blanc, el pico más alto de la Unión Europea a 4805,59 msnm. Allí también se hace hincapié en su historia de superación personal, luego de sufrir un infarto masivo en Nepal en 2011, a 7.400 metros de altura en el monte Manaslu, en la cordillera del Himalaya. Pocos después, padeció un ACV y estuvo 20 días internado en un hospital asiático. Para recuperar el habla y la marcha tuvo que hacer muchos años de rehabilitación; esto lo llevó a tener una depresión.

A Lucero lo rescató un perro mestizo callejero llamado “Oro”. Fue él quien lo acompañó en su recuperación y en algunas aventuras de montaña, incluidas travesías al Aconcagua. Finalmente, su mascota falleció a fines de 2020, cuando tenía 11 años, y fue enterrado en el Cementerio de Andinistas de Puente del Inca.

 

 

(Con información de Télam y medios locales)