• 04/03/2024 15:36

Streptococcus pyogenes: aumentan los casos graves y ya hay 93 fallecidos

Nov 28, 2023

El Ministerio de Salud informó que los menores de 16 años constituyen el grupo en el que se produjeron más decesos.

 

 

 

 

Los casos de Streptococcus Pyogenes aumentaron considerablemente desde el último reporte del Ministerio de Salud y al 18 de noviembre se registraron 643 confirmados de los cuales 93 fallecieron, según el informe del Boletín Epidemiológico Nacional.

El Streptococcus del grupo A – también conocido como Estreptococo del Grupo A – comúnmente origina la faringitis y distintas infecciones cutáneas como impétigo, celulitis, y escarlatina. También puede producir erisipela (infección de la piel), otitis media y fiebre puerperal.

Sin embargo, en ocasiones, puede presentarse de forma grave o enfermedad invasiva, en las que la bacteria atraviesa las barreras naturales y se expande a lugares como pulmones, meninges o articulaciones, provocando cuadros graves y potencialmente mortales.

«Más que alarmarse lo importante es estar atentos y ante síntomas como dolor de garganta, fiebre o sarpullido, lo mejor que se puede hacer es realizar la consulta médica ya que, si se trata rápidamente con antibióticos, las formas invasivas graves se previenen», indicó el médico infectólogo Martín Hojman, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

 

Enfermedad Invasiva por Streptococcus Pyogenes
 

La transmisión del streptococcus pyogenes ocurre por contacto cercano con una persona infectada y puede transmitirse a través de la tos, los estornudos, al hablar o el contacto directo con una herida.

Aunque son poco frecuentes, la bacteria puede generar infecciones graves, como neumonías, meningitis, infecciones del oído (mastoiditis), flemones de la garganta (periamigdalitis), bacteriemias (bacterias en sangre), osteomielitis (infección de huesos) y, en ocasiones raras, infecciones graves de la piel y otras complicaciones con elevada mortalidad.

El período de incubación para la enfermedad varía de acuerdo a la presentación clínica, entre 1 a 3 días.

Ante la presencia de algunos de estos síntomas es importante evitar la automedicación con antibióticos y realizar una consulta médica para tener diagnóstico oportuno, precisa la cartera sanitaria. La faringitis se diagnostica mediante cultivos bacterianos y se trata con antibióticos. El tratamiento de elección es la penicilina.

En el caso de recibir indicación médica de tratamiento antibiótico, es fundamental completar el esquema (cumplir con las dosis y horarios indicados, no acortar ni abandonar los tratamientos anticipadamente), ya que la utilización inadecuada de los antibióticos promueve la resistencia bacteriana, hecho que atenta contra su efectividad en el futuro.

A nivel internacional, a fines del año 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que al menos cinco Estados miembros de la región europea (Francia, Irlanda, los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda) habían reportado un aumento en el número de casos de enfermedad invasiva por estreptococo del grupo A (Streptococcus pyogenes) y que en algunos de esos países se observó un aumento en las muertes relacionadas a este evento.

El 19 de diciembre del mismo año, la OPS informó que en Uruguay hubo 21 casos con complicaciones debidas a la forma invasiva de enfermedades causadas por estreptococo del grupo A. Respecto a la evolución, ocho de los casos fallecieron, cuatro adultos (69 a 79 años) y cuatro niños de 1 a 7 años inmunocompetentes.

 

Streptococcus pyogenes, la bacteria que preocupa al Ministerio de Salud de la Nación

¿Cómo detectar una infección por Streptococcus Pyogenes?

Los síntomas de la faringitis son dolor de garganta, fiebre, cefaleas, dolor abdominal, náuseas y vómitos, enrojecimiento de faringe y amígdalas, mal aliento, ganglios aumentados de tamaño en el cuello.

En lo referido a la escarlatina, los síntomas más frecuentes son garganta roja y adolorida; fiebre (38.3 °C o más); erupción color rojo con textura de papel de lija; piel de color rojo intenso en los pliegues de axila, codo e ingle; recubrimiento blancuzco sobre la lengua o el fondo de la garganta; lengua «aframbuesada”; dolor de cabeza; náuseas o vómitos; inflamación de los ganglios; dolores en el cuerpo.

Ante la presencia de algunos de estos síntomas es importante evitar la automedicación con antibióticos y realizar una consulta médica para tener diagnóstico oportuno.

Síntomas

Los síntomas de la faringitis son dolor de garganta, fiebre, cefaleas, dolor abdominal, náuseas y vómitos. También puede presentarse con enrojecimiento de faringe y amígdalas, mal aliento, ganglios aumentados de tamaño en el cuello.

En relación a la escarlatina, los síntomas más frecuentes son: garganta roja y dolor, fiebre (38°C o más), erupción de color rojo con textura de papel de lija, piel de color rojo intenso en los pliegues de axila, codo e ingle, recubrimiento blancuzco sobre la lengua o el fondo de la garganta, lengua “aframbuesada”, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, inflamación de los ganglios, dolores en el cuerpo.

Claves para que una infección por Streptococcus Pyogenes no se agrave

1- El reservorio de la bacteria es el cuerpo humano, formando parte de la microbiota normal. Por eso, las personas pueden ser portadoras asintomáticas de la bacteria y contagiar a los demás.

2- La faringitis se diagnostica mediante cultivos bacterianos y se trata con antibióticos. El tratamiento de elección es la penicilina.

3- Los especialistas, como en la mayoría de las infecciones bacterianas y virales, desaconsejan la automedicación y promueven realizar la consulta médica frente a un cuadro de síntomas.