• 24/02/2024 03:07

Tigre: Detuvieron en Don Torcuato al autor de las amenazas de bomba a las Embajadas de Israel y EEUU

La detención se produjo a partir del análisis de la dirección IP desde la que se enviaron los mails con las amenazas. La Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal secuestró celulares, notebooks y pendrives con información.

 

 

La Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal Argentina detuvo al autor de las amenazas de bomba a las embajadas de Israel y Estados Unidos, el operativo se llevó en la localidad bonaerense de Don Torcuato, donde los oficiales arrestaron a un joven un joven a partir del análisis de la dirección IP de la cual se enviaron los mails. En el lugar se secuestraron celulares, notebooks y pendrives con información.

Ambas embajadas recibieron un mail el martes 18 de octubre con una advertencia: «Judíos, los vamos a matar a todos». Al dar aviso a las autoridades, se llevó adelante un operativo en los edificios para evacuar a los empleados y cuidadanos presentes.

Los voceros manifestaron que, tras las inspecciones realizadas por personal del escuadrón antibombas de la PFA en ambas embajadas, se estableció que no había ningún artefacto explosivo. En ambos casos, la Justicia Federal de turno inició una causa por «intimidación pública».

Los voceros informaron que, de acuerdo a la investigación, el imputado no sólo sería el autor de las amenazas de ayer, sino también de una serie de mensajes intimidatorios que a principios de este mes también recibieron las diferentes cuentas oficiales de email de las embajadas de Estados Unidos, Israel, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Irán y la Delegación de la Unión Europea.

Según las fuentes, el denominador común de esos mensajes consistía concretamente en amenazas de bomba realizadas a las diferentes sedes diplomáticas, acompañados de amenazas hacia los distintos funcionarios de las embajadas.

 

(PH: PFA)

 

En el caso se aplicaron diferentes técnicas de investigación, como análisis en fuentes abiertas, redes sociales y chequeos sobre diferentes domicilios, para lograr individualizar e identificar a la persona sospechosa de enviar los mails.

Pero para determinar efectivamente que la IP utilizada en los correos electrónicos coincidía con el domicilio del sospechoso, el Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista, con anuencia del Magistrado Interventor, solicitó la colaboración de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia.

Contando con esa información, y establecida que la IP se trataba del domicilio del sospechoso, el juzgado federal actuante libró orden de allanamiento y detención del involucrado, quien quedó alojado en la División Alcaidía de la Superintendencia de Investigaciones Federales.

En el lugar se procedió al secuestro de material probatorio para la investigación, entre ellos teléfonos celulares, notebooks; pendrives, entre otros dispositivos de almacenamiento para sus respectivas pericias.