• 21/05/2024 17:16

Córdoba: Piden que el asesino de Joaquín Sperani quede en libertad y sea restituido a sus padres

Oct 5, 2023

El adolescente que confesó el homicidio de Joaquín Sperani permanece alojado en el Centro de Admisión y Diagnostico. «El chico está mal, quiere volver con sus padres», argumentó su abogado. En tanto, los directivos de la escuela a la que iban los menores fueron apartados de sus cargos.

 

 

El abogado defensor del adolescente que confesó haber asesinado a su amigo Joaquín Sperani, ambos de 14 años, en la localidad cordobesa de Laboulaye el 29 de junio pasado, solicitó ante la Justicia que el menor sea restituido a sus padres.

El asesino de Joaquín – que por tener 14 años es inimputable – admitió ante el juez su responsabilidad en el homicidio, pero aseguró que «no tuvo intención» de matarlo. Desde entonces, permanece alojado en el Centro de Admisión y Diagnostico, que depende del Complejo Esperanza de la ciudad de Córdoba.

Ahora, su abogado Raúl Palacios solicitó el «cese de la privación de su libertad y que sea restituido a sus progenitores».

«El chico está mal, quiere volver con sus padres», remarcó Palacios y detalló que la familia no vive más en Laboulaye.

Palacios especificó que se fundamentó el planteó a partir de un fallo del Tribunal Superior de Justicia, emitido el 25 de setiembre, que insta a los jueces penales juveniles a que «busquen otras alternativas distintas a la internación» en el Complejo Esperanza para el tratamiento de los casos de los menores que cometen delitos y que por su edad no son punibles.

Según explicó el abogado, en ese dictamen, el Tribunal dice que los menores de edad «no pueden estar privados de su libertad», por lo que ahora esperan que el juez de Control, Niñez, Adolescencia, Penal Juvenil, Violencia Familiar y de Género y Faltas de Laboulaye, Sebastián Ignacio Moro, se expida sobre el pedido de «restitución a sus padres».

Por último, el abogado agregó a Télam que le solicitó al magistrado que se acelere el proceso para obtener los resultados sobre las pericias psicológicas que le practicaron al adolescente.

 

 

En tanto, los directivos de la escuela Ipem Nº 278 Malvinas Argentinas a la que concurrían Joaquín y su asesino fueron apartados de sus cargos.

Así lo confirmó una fuente del Ministerio de Educación a Télam, donde se detalló que «se apartó al equipo directivo», es decir, a la directora y vicedirector del establecimiento.

La decisión fue tomada para «profundizar la investigación administrativa que lleva adelante el ministerio, y para garantizar el clima institucional». A su vez, se informó que se puso en funciones a un «director organizador».

La investigación administrativa se inició a partir de declaraciones públicas de Mariela Flores, mamá de Joaquín, quien había reprochado a las autoridades de la escuela porque «no avisaron» que su hijo no había concurrido el día del crimen, pese a que ella se había comunicado para avisar que su hijo ese día llegaría con demoras porque había salido unos minutos tarde de la casa.

 

La última imagen de joaquín con vida, mientras caminaba junto a quien llevó a cabo el crimen

 

 

Joaquín Sperani tenía 14 años y desapareció el 29 de junio. Esa mañana, llegó a la escuela Ipem 278 «Malvinas Argentinas», de Laboulaye, dejó la bicicleta en el patio del colegio, pero retiró sin ingresar a clases.

Las cámaras se seguridad de la zona mostraron el momento en el que el chico caminaba por la vereda de la escuela acompañado por su amigo y compañero de colegio, quien luego confesó la autoría del crimen, según la investigación que lleva adelante el juez Moro.

Los padres de Joaquín se alarmaron al no tener noticias suyas después de clases y, una vez que desde el establecimiento educativo le confirmaron que ese día no había concurrido, inmediatamente radicaron la denuncia y comenzaron con la búsqueda.

El domingo 2 julio, el cuerpo de Joaquín fue hallado por vecinos en una vivienda abandonada ubicada a 100 metros del colegio, tras lo cual fue detenido su amigo.

 

 

En tanto, la autopsia preliminar determinó que el chico tenía múltiples golpes en la cabeza que le ocasionaron politraumatismo de cráneo y daño encefálico que derivó en su muerte.

Hasta el momento se desconoce el móvil del crimen y, según lo que se conoce de la causa, el asesino habría actuado solo y premeditado el hecho.