• 24/04/2024 13:14

Córdoba: Hallaron muerto al adolescente que estaba desaparecido en Laboulaye

Jul 2, 2023

Joaquín Sperani, que estaba desaparecido desde el jueves, fue encontrado sin vida este domingo en una casa abandonada.

 

El cuerpo sin vida de Joaquín Sperani, de 14 años, apareció en una vivienda deshabitada ubicada en la calle Sarmiento 480, a unos 100 metros de la escuela a la que el chico concurría.

La principal hipótesis que investiga la policía local es que se trataría de un homicidio y el presunto autor sería un menor de edad, amigo de la víctima.

Según el medio local Cadena 3, el adolescente se ausentó el jueves 29 de junio, cerca de las 16, del colegio Ipem Nº 278 “Malvinas Argentinas”. Fue en ese contexto que su familia radicó la denuncia de paradero. “Me pone nerviosa no saber nada de él, no se puede haber esfumado”, había dicho Mariela Flores, mamá de Joaquín.

Ese día, Joaquín debía asistir a la escuela, pero la preceptora de su curso confirmó que el joven no se encontraba en el aula al momento de tomar asistencia. Sin embargo, su bicicleta estaba en el patio de la escuela. Por otro lado, sus compañeros de curso tampoco pudieron dar certezas respecto a si lo habían visto o no ese día.

Con el paso de las horas, y como Joaquín no aparecía su madre radicó una denuncia por su desaparición el jueves a la noche. Paralelamente, se inició una campaña a través de las redes sociales para dar con su paradero. “Chico perdido. No sabemos nada de él desde hoy temprano. Vestía remera del colegio nacional, buso gris, campera de abrigo negra, pantalón celeste ahumado y zapatillas de gamuza marrón”, decía una publicación de Facebook.

 

En el marco de la búsqueda, este sábado se convocó a una marcha que culminó en la Jefatura de la Unidad Regional Departamental. Allí, el papá de Joaquín manifestó su agradecimiento a los vecinos por el apoyo recibido. “Agradezco por esta inmensa reunión que se hizo. Sin ustedes no sé qué haríamos, ustedes son el pilar que nosotros tenemos”, expresó Martín Sperani, según informó el medio local Nexos del Sur.

 

 

Ante la falta de avances en la búsqueda, desde la ciudad de Córdoba se envió a un grupo de detectives de Protección de las Personas y de la Homicidios. Apenas llegaron a Laboulaye, en la madrugada del domingo, repasaron todo lo realizado hasta entonces. Y resolvieron volver al «punto cero»: los alrededores de la escuela, el último registro de Joaquín con vida.

Al mismo tiempo, un grupo de vecinos estaba comenzando a rastrillar por su cuenta. Así, a primera hora de la mañana, un grupo de chicas junto a un hombre encontraron el cadáver de Joaquín en una vivienda abandonada de calle Sarmiento 480, en la misma manzana del colegio.

 

 

El lugar donde encontraron el cuerpo de Joaquín no es desconocido para los lugareños ni las autoridades educativas,  ya que se trata de una casa a la que los alumnos suelen ir cuando faltan a clases o cuando quieren fumar a escondidas de los adultos.

La propiedad se encuentra abandonada desde hace ya tiempo y es fácil acceder a ella a través de un descampado que da a una tapia destruida.

Tras el hallazgo, los peritos acordonaron la zona y constatarían que todo se había tratado de un homicidio. Junto al cuerpo, que presentaba gruesas heridas en el cráneo, encontraron un caño de hierro y un pedazo de mampostería con manchas de sangre.

 

El peor final en Laboulaye: Joaquín habría sido asesinado por un amigo

 

En ese contexto, el comisario mayor y director de la Policía local, Enrique Carreras, brindó una conferencia de prensa donde reveló que fue parte del personal autoconvocado, coordinado por el personal policial, quien encontró el cuerpo.

La principal hipótesis es que se trataría de un homicidio y el presunto autor sería un menor de edad. “Se analiza el paso de la causa al juzgado de penal juvenil”, aseguraron desde el MPF local.

De acuerdo a fuentes policiales, hasta ahora hay un solo detenido: “Por lo que hemos investigado, creemos que sería la única persona que estaría involucrada”. Según especificó, se trataría de un joven que tenía en su poder el teléfono de Joaquín, y quien pertenecía a su entorno.

“Estuvimos trabajando con él desde el primer momento y, tras la aparición del fallecido, está demorado a disposición del juzgado de menores”, aclaró Carreras.

De manera preliminar, el oficial afirmó que creen que el joven habría muerto el mismo día que desapareció, el pasado jueves 29 de junio. Sin embargo, todavía esperan los resultados de la autopsia. Asimismo confirmó que tienen un elemento secuestrado, que sería compatible con las marcas que encontraron en el cuerpo.