• 17/06/2024 17:37

Abel Poza, un peligro para Huracán

May 20, 2024 , , ,

Quién es Abel Poza, el multidenunciado candidato del oficialismo en Huracán. Acumula denuncias por robo a mano armada, violencia de género y portación de armas. Estadía en Marcos Paz y miedo en Parque Patricios. Se vota el 2 de junio.

 

 

El fútbol argentino es sinónimo de fructíferas y aceitadas relaciones de poder entre las dirigencias y los barras. En el mix de esos vínculos ingresan viajes gratis, negocios con los estacionamientos de los alrededores de los estadios, los famosos “trapitos”, sociedades en puestos de comida aledaños y hasta el soporte logístico en años electorales. Ese combo se agrava cuando los barras quieren sentarse directamente en la mesa de quienes toman las decisiones. Algo de eso ocurre en Huracán.

En Parque Patricios, el presidente del Globito, David Garzón, apuesta todo a que Abel Poza, su mano derecha, lo suceda en el cargo que decidió abandonar luego de tres años de magros resultados deportivos.

Poza está asociado a su condición de exbarrabrava del club, representando a la facción más violenta de la hinchada de Huracán. El candidato de Garzón lo reconoce ante cuanto micrófono se le presente. Sin embargo, a ese pasado se suman antecedentes penales que preocupan a toda la familia de Huracán, porque configuran un prontuario policial de más de dos décadas con delitos variados.

Foja judicial

La extensa foja judicial de Poza se abrió como un abanico allá por 1996, cuando tuvo su primera denuncia por robo. En 2001, fue acusado por hurto en el Juzgado de Instrucción N°24. Más tarde, un particular también arremetió judicialmente contra el ahora candidato a presidente de Huracán: lo denunció por lesiones. En 2004, sumó otra denuncia por atentar contra la autoridad y por tenencia de arma de guerra.

En 2007, Poza fue procesado por robo automotor, portación de armas y privación ilegítima de la libertad. Por ese hecho debió pasar unos meses en el Complejo Penitenciario Federal N° 2 de Marcos Paz.

La prisión no detuvo las acusaciones contra el barra que busca ser presidente. En 2008 fue procesado por apremios ilegales y denunciado por tenencia de armas de guerra y homicidio agravado. Fue sobreseído y recuperó su libertad, pero en los años siguientes apiló varias acusaciones por amenazas y lesiones de diversa índole.

El prontuario añadió en 2018 una denuncia por violencia de género. Dos años más tarde, Poza pasaría a integrar formalmente el trinomio que finalmente triunfó en las elecciones de Huracán.

La gestión

Durante su gestión como vicepresidente del club, Poza no bajó el perfil. Una gran cantidad de la masa societaria dejó de frecuentar la sede social de Huracán y el predio “La Quemita”, ámbito del fútbol amateur, tras sufrir el amedrentamiento de Poza y sus amigos.

Las denuncias en Huracán, sin embargo, no abundan: los socios, quienes mayormente provienen del barrio, saben que las represalias pueden estar a la vuelta de la esquina. De hecho, muchos ya las han sufrido: golpes, expulsiones del club, pinchaduras de neumáticos y rayones a los automóviles estacionados en La Quemita y otros puntos de Parque Patricios. El menú de vendettas parece variado.

Así, el miedo domina la escena en el club y el barrio está en vilo. Al mismo tiempo que algunos videos de Poza totalmente fuera de sí se viralizan en redes sociales, su prontuario se cuela en el proceso electoral de Huracán.
Con algo más de 10.000 personas asociadas en condiciones de votar, Huracán irá a las urnas el domingo 2 de junio.