• 20/07/2024 19:36

Merlo: El presunto homicida del empresario de Padua, se fugó de la comisaría junto a otros 3 presos

Ago 28, 2023 , ,

El hombre, que estaba detenido por el crimen de Gabriel Izzo, el comerciante que fue asesinado en junio durante un robo, juntos a otros tres presos se escapó esta madrugada por los techos de la Comisaría

 

Se trata de Brígido Achucarro González, alias “El Paraguayo”, de 32 años,  quien estaba detenido con prisión preventiva y acusado de ser el homicida de Gabriel Izzo durante un asalto ocurrido en junio pasado en la localidad de San Anonio de Padua.

El hombre, que estaba detenido desde el 13 de julio, se fugó esta madrugada por los techos de la Comisaría 3° – Parque San Martín, de Merlo,  junto a otro peligroso homicida y otros dos presos más.

Según trascendió, los detenidos “rompieron una claraboya del techo” durante la madrugada para fugarse, lo que se descubrió durante el conteo de presos realizado a las 7 de esta mañana, cuando los policías de la comisaría notaron la ausencia de los cuatro delincuentes.

Junto a Brígido Achucarro González se fugaron Ricardo Néstor Acevedo, de 46 años – quien había sido detenido el 20 de julio pasado por el homicidio de Mariano Martino en William Morris, Hurlingham, ocurrido el 4 de febrero de 2021-; José Luis Vega, de 28 años -detenido en una causa caratulada como “robo agravado por efracción”,  en manos de la UFI 8 y el Juzgado de Garantías 4 de Morón-;  y Carlos Fernando Ramos Mansilla, quien estaba detenido por encubrimiento.

 

 

Gabriel Izzo fue asesinado el viernes 9 de junio en su casa de la calle Italia 1.077, a pocas cuadras del centro de la estación de trenes de San Antonio de Padua, donde el comerciante y dueño de un aserradero, vivía con su esposa Silvana Petinari, hija del propietario de una empresa dedicada a la fabricación de acoplados, volcaduras y semirremolques en Merlo.

A las 4:20 de la madrugada, al menos cinco delincuentes llegaron hasta el domicilio a bordo del Gol gris y dos de ellos forzaron una persiana de madera tipo americana de la casa e ingresaron, sorprendiendo al matrimonio.

Mientras tanto, otros dos, se quedaron en el auto y a lavez que un tercero merodeaba la zona. Todos ellos fueron captados por las cámaras de seguridad del barrio.

Izzo se despertó al escuchar ruidos y agarró dos armas de su propiedad que guardaba en su habitación -una pistola Bersa calibre .40 y un revólver .38- con la que salió de la habitación para ver qué sucedía.

En esas circunstancias, se enfrentó con los delincuentes, quienes le dispararon y además lo apuñalaron.

Aunque la víctima llegó a disparar, sólo pudo hacerlo con el revólver (ya que la pistola se le trabó), aunque no alcanzó a herir a nadie.

Izzo murió en el lugar, mientras que su esposa fue apuñalada y golpeada, por lo que perdió uno de sus ojos.