Murió el filósofo y escritor José Pablo Feinmann

Feinmann tenía 78 años y una amplia carrera como ensayista, historiador, guionista de cine y periodista.  “Esperame. No voy a demorar.” había escrito en junio en una columna dedicada al ex Director de la Biblioteca Nacional, que murió de COVID.

 

 

El filósofo, historiador, periodista, escritor, guionista, profesor y conductor de radio y TV José Pablo Feinmann falleció a los 78 años, según confirmó el grupo editorial Planeta, donde publicó buena parte de su obra.

De reconocida carrera comodocente e intelectual, fue protagonista de un ciclo de divulgación sobre filosofía en el canal Encuentro. También tuvo una columna en el diario Página/12.

También tuvo una larga trayectoria como guionista de cine y televisión, actividad que le valió la obtención del Konex de Platino 2001.

 

José Pablo Feinmann (PH: Fundación Konex)

 

 

Nacido en Buenos Aires, 29 de marzo de 1943, Feinmann fue autor de una cuantiosa obra, que incluyó el ciclo televisivo “Filosofía, aquí y ahora”, éxito que se transformó en el programa más visto de Canal Encuentro y que es el material didáctico en materia de filosofía más visto en Internet.

Su legado incluye cerca de una quincena de novelas y otra de guiones cinematográficos, una treintena de ensayos, obras de teatro y de televisión, nouvelles, cuentos y relatos. Sus libros han sido traducidos al francés, alemán, holandés e italiano.

Feinmann, una firma histórica de Página 12 que se recuperaba de un ACV sufrido en 2016, analizó profundamente al peronismo y cuenta, entre otros títulos memorables, con las novelas “Últimos días de la víctima” (llevada al cine por Adolfo Aristarain) y “Timote” o libros emblemáticos como “El flaco”, sobre el ex presidente argentino Néstor Kirchner.

 

José Pablo Feinmann

 

Además es autor de los ensayos “Filosofía y nación”,”, “La sangre derramada. Ensayo sobre la violencia política”, “La filosofía y el barro de la historia” y “Días de infancia”, entre otros.

También es responsable de las piezas teatrales “Cuestiones con Ernesto Che Guevara y “Sabor a Freud”; así como de los guiones cinematográficos “Eva Perón”, “El amor y el espanto” y “Ay, Juancito”.

Una de sus grandes novelas fue: “La sombra de Heidegger”, donde abordó el nazismo de Martin Heidegger; o “Timote, donde recorrió el secuestro y muerte de Pedro Eugenio Aramburu.

También publicó: “Últimos días de la víctima” en 1979, “Ni el tiro del final”, en 1981; “El ejército de ceniza”, en 1986; “La astucia de la razón”, en 1990.

También escribió: “El cadáver imposible”; “Los crímenes de Van Gogh”; “El mandato”; “La crítica de las armas”; “Carter en New York”, “Carter en Vietnam”; “Días de infancia” y “Bongo”, su última novela de 2014.

 

“Esperame, no voy a demorar”. las premonitorias palabras de José Pablo Feinmann en la despedida a Horacio González

 

“Te quise mucho, Horacio. Esperame. No voy a demorar. Así lo siento hoy, ahora, mientras escribo estas líneas tristes, esta despedida”. Casi como una premonición, así José Pablo Feinmann anticipó su propia muerte.

La columna, publicada en el diario Página 12, fue la despedida a Horacio González, su colega y amigo, que murió en junio de este año por COVID.

Feinmann y González se conocían desde 1970, cuando hicieron juntos la revista Envido. “Salvo una que otra discrepancia, siempre estuvimos en la misma. A nadie creo haber admirado y respetado tanto como a él. Su erudición, su inteligencia eran deslumbrantes”, escribió el filósofo sobre el ex Director de la Biblioteca Nacional.

“Te quise mucho. Fuiste un auténtico grande, Horacio. Muy pocos conocí como vos. La vida no fue justa con vos ni con nuestra generación, la que Kirchner definió como ‘diezmada’. Casi ninguno o ninguno de nuestros sueños se cumplió. Pero siempre seguiste empujando la historia”, reflexionó en la misma columna.

“Está mal que mueras así. Por culpa de este virus maldito. En la cama de un hospital y con un respirador. No sé de qué otra forma podrías haber muerto. De ninguna. No te imagino muerto. Pero tu muerte es real y es también el fin de muchas cosas. Sólo puede ser peor la vida sin vos. Peor de lo que ya fue. Te tocaron vivir “años interesantes”, como dice la maldición china. Pero todo lo que viviste, bueno o malo, lo hiciste con una plenitud que era tu propia identidad.”

“Insisto: te quise mucho, Horacio. Esperame. No voy a demorar. Así lo siento hoy, ahora, mientras escribo estas líneas tristes, esta despedida.”

Related posts

Deja una respuesta