Canarias: La lava del volcán pierde velocidad, pero sigue causando estragos

Las autoridades de las Islas Canarias informaron este 22 de septiembre que la lava del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, perdió velocidad. Sin embargo, sigue avanzando sin parar y arrasando todo a su paso. Las autoridades prevén que la erosión continúe por varias semanas e incluso meses.

 

 

La erupción del volcán Cumbre Vieja ubicado en la isla de La Palma, en el archipiélago canario en España, que entró en erupción el domingo por la tarde, arrasó hasta ahora 154 hectáreas y destruyó 320 edificaciones, informó este miércoles el sistema de medición geoespacial europeo Copernicus.

Un mapa actualizado “sitúa la extensión de la lava en 154 hectáreas y el número de edificaciones destruidas es de 320“, en contraste con las 185 edificaciones y 103 hectáreas de su informe anterior, explicó en un comunicado el sistema Copernicus.

Según las autoridades de La Palma, las cifras seguirán aumentando en las próximas horas a medida que la lava avanza inexorablemente hacia el mar.

Ese movimiento de lava se había previsto inicialmente que ocurriría el pasado lunes pero quedó demorado por la pérdida de velocidad, informó la agencia de noticias AFP.

Desde que el cráter erosionó el pasado 19 de septiembre, la lava ha cubierto decenas de casas y campos y obligó a la evacuación de alrededor de 6.000 residentes. Además de 400 turistas.

Este miércoles 22 de septiembre, cuando se cumple el cuarto día consecutivo de la explosión, el director técnico del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, informó que la lava perdió velocidad debido a que su viscosidad ha aumentado y a que “determinados hoyos naturales” se están rellenando.

 

 

Pero esto no significa que la emergencia esté próxima a terminar. El material que ha brotado de la erupción sigue avanzando sin parar mientras arrasa todo a su paso. “Se ha ralentizado, pero sigue su camino inexorable”, explicó en rueda de prensa el presidente regional de las Islas Canarias, Ángel Víctor Torres.

El funcionario advirtió a los habitantes no intentar detener el fenómeno. “Ante el avance de la lava, que tiene bastante altura, no se puede hacer nada (…) Ni una barricada, ni una zanja, ni un parapeto paran de ninguna manera el avance de la lava. Ojalá así fuera, pero no lo es, es imposible”, agregó.

Según la página del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), si la lava llega al mar puede generar explosiones, olas de agua hirviendo o incluso nubes tóxicas.

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) estimó este miércoles que la erupción podría durar “entre los 24 y 84 días, con una media geométrica del orden de los 55 días“.

El vocero de Involcan, David Calvo, señaló que la lava “en las últimas horas se ha ralentizado mucho, ahora está moviéndose a 300 metros la hora, quizá menos, porque está llegando a una zona muy plana”.

“Lo que está haciendo es ganar altura. Hay zonas en las que ya tiene 15 metros de espesor”, añadió Calvo.

En tanto, el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, escribió en Twitter se viven “días realmente duros” en el lugar.

 

 

“Escuchar a los que lo han perdido todo, y a los que saben que lo van a perder es frustrante”, concluyó.

El Cumbre Vieja estaba bajo fuerte vigilancia desde hacía una semana debido a una intensa actividad sísmica y, según Involcan, la erupción podría durar “varias semanas o algunos meses”.

Deja una respuesta