El G7 acordó fijar un impuesto global para las multinacionales. Oxfam opina que es insuficiente

La ONG de carácter humanitario Oxfam advirtió que la tasa del 15% que los países del G7 acordaron impulsar para gravar a las grandes multinacionales resulta “insuficiente” para modificar la conducta de estas grandes corporaciones.

 

 

La Directora Ejecutiva de Oxfam, Gabriela Bucher, calificó de “absurdo que el G7 afirme que está revisando un sistema tributario global quebrado, mientras establece una tasa similar a la que cobran paraísos fiscales como Irlanda, Suiza o Singapur”.

En esa línea, la directiva de la ONG expresó también que “han puesto el listón tan bajo, que las multinacionales solo tienen que caminar por encima”, y refirió que desde Oxfam consideran que esta situación describe “un pacto fiscal negociado desde arriba que incluso podría obstaculizar la posibilidad de que en el momento de su ratificación algún país quisiera endurecerlo”, de acuerdo al reporte de la agencia de noticias Europapress.

“Incluso la tasa propuesta en su momento por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la más alta propuesta, dista por mucho de ser suficiente”, señaló.

En tanto, el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, publicó en su Twitter oficial que “es en interés de todos conseguir un acuerdo sostenible, ambicioso y equitativo sobre la arquitectura fiscal internacional, que debe satisfacer tanto las necesidades de los países más desarrollados, como de los que están en desarrollo”.

 

 

De acuerdo a Europapress, Irlanda es uno de los países que más empresas ha atraído con un impuesto societario de 12,5%.

El G7, que nuclea a Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia, y al Reino Unido, alcanzó este domingo en Londres un acuerdo para fijar las bases de un sistema fiscal internacional que instaure un impuesto global mínimo del 15% para gravar a las corporaciones multinacionales.

El acuerdo implica un impulso para las negociaciones en la materia que se desarrollan en el marco del G20 y en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), y persigue el objetivo de frenar la fuga de rentas a terceros países y la posibilidad de financiar proyectos de infraestructura.

 

El ministro de Hacienda de Gran Bretaña, Rishi Sunak, y el comisionado de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, en Lancaster House en Londres, Reino Unido, el 5 de junio de 2021 antes de la cumbre de líderes del G7. (PH: Alberto Pezzali / Pool vía REUTERS)

 

El acuerdo del G7:

 

Los ministros de Finanzas del G7, que agrupa a Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, han alcanzado este sábado un acuerdo para fijar las bases de la nueva fiscalidad internacional mediante la instauración de un impuesto mínimo universal del 15% para las grandes corporaciones.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, confirmó el pacto logrado por los ministros reunidos en Londres, y explicó que busca construir un campo de juego equilibrado para las empresas globales.

En este sentido, destacó que “tras años de debate, los ministros de Finanzas del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para la reforma del sistema fiscal global para que se ajuste a la era digital global“, según informó la cadena británica BBC y reprodujo DPA.

La iniciativa es “para ajustarse a la era digital global, pero sobre todo para garantizar que las empresas adecuadas paguen los impuestos adecuados en los lugares adecuados y ese es un premio enorme para los contribuyentes británicos”, sostuvo Sunak.

“Tras años de debate, los ministros de Finanzas del G7 han alcanzado un acuerdo histórico para la reforma del sistema fiscal global para que se ajuste a la era digital global”, ha destacado Sunak, según recoge la cadena británica BBC.

Empresas globales como AmazonGoogle o Facebook serán las más afectadas, ya que ahora legalmente pueden tributar en un país con condiciones fiscales ventajosas el negocio que generan en otros países. Con este cambio, los países ricos buscan evitar una “carrera a la baja” en las políticas fiscales.

Además, esta norma pretende que las empresas paguen en los países en los que venden sus productos y servicios y no en donde declaren sus beneficios.

La iniciativa es “para ajustarse a la era digital global, pero sobre todo para garantizar que las empresas adecuadas paguen los impuestos adecuados en los lugares adecuados y ese es un premio enorme para los contribuyentes británicos”, destacó Sunak.

La secretaria del Tesoro de EEUU remarcó que “esta tasa mínima global pone fin a la carrera a la baja del impuesto de sociedades y garantiza justicia para la clase media y los trabajadores de Estados Unidos y de todo el mundo”.

La reunión de los ministros de Finanzas del G7 será seguida la semana que viene por la cumbre de los líderes del G7, que se reunirán del 11 al 13 de junio.

De este modo, a pesar de que el G7 no tiene un papel formal en el proceso de discusión de la nueva fiscalidad internacional, un pacto en el seno de este grupo supondría un poderoso impulso para alcanzar un acuerdo en las negociaciones formales que se están desarrollando al respecto en el G20 y en la OCDE.

En este sentido, Estados Unidos ha rebajado sus aspiraciones sobre un impuesto mínimo de sociedades a nivel global, reduciéndolas del 21% a una tasa efectiva del 15% con el fin de ampliar el consenso al respecto.

El viernes, los representantes del G7 comenzaron las reuniones en Londres para acordar planes para ayudar a países de bajos ingresos a combatir la pandemia del COVID-19, frenar el calentamiento global y enfrentar la evasión impositiva.

 

(Con información de Europa Press y AP)

Related posts

Deja una respuesta