Donald Trump sin Facebook hasta 2023

Una nueva sanción cae sobre el ex-presidente de Estados Unidos, quien tendrá suspendidas sus cuentas hasta el 2023. “La decisión de Facebook es un insulto” dijo un enfurecido Trump. ¿Justicia o censura?

 

 

Este viernes Facebook anunció la suspensión por dos años de la cuenta del ex-presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el máximo castigo posible y el que durará hasta enero de 2023, tras acusarlo de violar las reglas de la red social por “alentar y legitimar la violencia” durante el asalto al Capitolio el 6 de enero pasado.

“No se les debe permitir que se salgan con la suya con esta censura y silenciamiento y, en última instancia, ganaremos. ¡Nuestro país no puede soportar más este abuso!”. Así tronaron las palabras del expresidente estadounidense, Donald Trump, en su comunicado de respuesta a Facebook, al enterarse de la sanción que le impuso la red social.

Según comunicó la empresa este 4 de junio, las cuentas del ex-presidente estarán suspendidas hasta 2023.

La decisión fue tomada basada en las recomendaciones de una junta de supervisión independiente a Facebook que contrató Marc Zuckerberg para esclarecer el caso Trump. La cuenta del mandatario ya había sido suspendida el 6 de enero de 2021 luego de haber publicado diferentes mensajes alentando los disturbios en el Capitolio de EE. UU. que dejaron cinco muertos.

 

Imagen de archivo. Seguidores de Donald Trump, irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos, el 6 de enero de 2021 (PH: Reuters)

 

Al haberse tomado dicha resolución, la cuenta de Trump permanecerá congelada hasta la fecha definida por la compañía y no podrá publicar ningún contenido nuevo. Sin embargo, los usuarios de la red podrán comentar y leer sus publicaciones pasadas.

Con este anuncio, el mandatario se ve cada vez más limitado en las redes sociales, pues Twitter ya había tomado la decisión de suspender su cuenta totalmente por varias publicaciones incitando los mismos disturbios del 6 de enero.

A raíz de estas limitaciones, el expresidente hizo público su deseo de crear su propia plataforma, que, según dicen sus asesores, competirá con las redes sociales que lo han inhabilitado.

Dicha plataforma sería el segundo intento de Trump de hacer presencia en las redes sociales después de haber cerrado su blog “Desde el despacho de Donald J. Trump” que lanzó en mayo de este año y que tuvo poca acogida.

Al margen de las redes sociales, el expresidente pierde una de sus formas más efectivas de comunicación con sus seguidores y hay expectativas de saber si esto afectará a los republicanos en las elecciones al Congreso de 2022.

Seis de las publicaciones que hizo Trump en enero “violaron severamente” los estándares de Facebook e Instagram, según consideró la junta encargada del caso.

En estas, el expresidente les decía a los manifestantes mensajes como, “Los amamos, son muy especiales”, los llamaba “patriotas” y les decía que “recordarán este día para siempre”.

Dichas publicaciones, tal y como determinó la junta, violaron los reglamentos que prohíben el discurso de odio en las políticas de la red social. De igual manera, fueron consideradas como un llamado a la violencia por parte del ex-mandatario.

 

 

En el pasado, Facebook había sido fuertemente cuestionado por una directriz impuesta por Zuckerberg que decía que los políticos podían estar eximidos de las reglas que regulan el discurso de odio y el abuso en la plataforma. El dueño de la compañía lo justificaba diciendo que sus publicaciones eran de interés público.

Sin embargo, a través de la junta se tomó la decisión de cambiar esta política eliminando “la presunción” y reemplazándola por una que regule más fuertemente los contenidos relacionados con la violencia y los disturbios. Para esto, la red social decidió construir una tabla en la que determina la sanción que deben recibir los políticos que violen estas reglas.

En la tabla se catalogan las penalidades desde un mes a dos años y se plasman por medio de colores que van desde el amarillo al rojo. Aclaran, además, que las futuras infracciones tendrán “penas más severas, hasta e incluyendo la remoción permanente”.

La resolución, que surgió específicamente del caso Trump, podría modificar la manera en que Facebook se relacionará de ahora en adelante con líderes políticos de el todo el mundo.

 

 

Si bien muchos han aplaudido la decisión de Facebook de suspender a Trump, otros han criticado la medida al ser muy leve y permisiva. Así lo cree Jim Steyer, fundador y director ejecutivo de Common Sense Media, quien afirmó que “Donald Trump provocó una insurrección y el mayor ataque al Capitolio en 150 años que dejó muertos y heridos. Y Facebook todavía no tiene el coraje de excluirlo permanentemente de la plataforma”.

 

 

Otros expertos afirman que la medida llegó demasiado tarde y que no es suficientemente dura para exhortar a otros políticos a usar las redes sociales para incitar a la violencia.

Sin embargo, Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook, se refirió a la decisión escribiendo en un blog: “Sabemos que cualquier sanción que apliquemos, o decidamos no aplicar, será controvertida. Hay muchas personas que creen que no era apropiado que una empresa privada como Facebook suspenda a un presidente saliente de su plataforma, y ​​muchas otras que creen que Trump debería haber sido expulsado de inmediato de por vida”.

En medio de este panorama, la suspensión de Donald Trump será revisada por la compañía en 2023. Allí se determinará si el riesgo para la seguridad pública relacionada con la cuenta de Trump ha disminuido. De ser así, el exmandatario tendría de nuevo su voz en Facebook un año antes de las elecciones de 2024 en las que, según ha manifestado, pretende lanzarse como candidato presidencial.

 

(Fuente: Reuters / BBC/ France24 /AP)

Related posts

Deja una respuesta