Colombia: denuncian que una joven se suicidó tras ser abusada por policías durante una protesta

Organizaciones feministas convocaron protestas para este viernes en Popayán, donde ocurrió la muerte, y otras ciudades del país. Rechazan la violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad en el marco de las manifestaciones contra el Gobierno del Presidente Iván Duque.

 

 

Mientras que las autoridades informaron que una joven de 17 años falleció en una ciudad del oeste de Colombia, organismos de derechos humanos denunciaron que se suicidó después de haber sido arrestada y abusada sexualmente durante una de las protestas contra el Gobierno que sacuden al país desde fines del mes pasado.

Varias organizaciones feministas de Colombia convocaron protestas para este viernes en Popayán, donde ocurrió la muerte, y otras ciudades del país en rechazo a la violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad en el marco de las manifestaciones contra el Gobierno del presidente Iván Duque, cuya fuerte represión, además, ya dejó, más de 40 muertos.

 

 

La alcaldía de la Popayán, unos 580 kilómetros al suroeste de Bogotá y capital de la región de Cauca, pidió que se investigue el caso al informar este jueves a la noche de la muerte de la menor y, aunque no la identificó, organizaciones de derechos humanos medios colombianos dijeron que se trata de Allison Meléndez, de 17 años.

La policía local dijo que la adolescente, a la que tampoco identificó, fue detenida durante una protesta celebrada el miércoles 12 de mayo, pero afirmó que la entregó a su familia “en óptimas condiciones” y que la denuncia de que fue abusada sexualmente por los agentes era “falsa”.

Un periodista de la ciudad filmó todo el procedimiento de detención de la joven, que fue realizado por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), según la versión online del periódico colombiano Publimetro.

 

 

Seis organizaciones de derechos humanos denunciaron este jueves a la noche que la chica fue abusada sexualmente por los policías que la detuvieron y que se suicidó este jueves después de recuperar la libertad.

Las organizaciones instaron a las “instituciones garantes de derechos como Defensoría, Procuraduría y Personería a realizar veeduría y tomar acciones de protección frente a lo acontecido”, afirmaron en el comunicado, informó la agencia de noticias Europa Press.

Las organizaciones exigieron asimismo que el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses entregue el dictamen para conocer las causas de la muerte de la joven.

La Casa de la Mujer de Popayán pidió a la Fiscalía General y al presidente Duque explicar lo sucedido.

La Alcaldía de Popayán informó que la menor fue llevada a la Unidad de Reacción Inmediata (URI), un mecanismo de atención y servicio al ciudadano a cargo de la Fiscalía, y que estuvo acompañada de funcionarios de Infancia y Adolescencia de la Policía antes de ser entregada dos horas después a su abuela, de acuerdo con los registros policiales.

 

 

Horas después de que el tema explotara en las redes sociales y medios de comunicación, el comandante Ricardo Augusto Alarcón Campos, de la Policía en Popayán, calificó de “falsa, vil y ruin” las denuncias de que la joven fue abusada por los agentes, en un video publicado en el perfil oficial del organismo.

“Nos atrevemos a decir, de manera categórica, que es una noticia falsa (..)”, dijo.

“Una vez que se establece que se trata de una menor de edad, se activa el protocolo de protección a la integridad de este tipo de población. Se toma contacto con sus familiares y es entregada, en óptimas condiciones, a la abuela materna a las 22:51 horas de la noche”, agregó.

 

Imagen de Articulación Feminista Popoyán. Por Manuela Wilhelm (ANRed)

 

Luego de que este jueves trascendiera la denuncia acerca de que una joven se quitó la vida después de sufrir  abuso sexual por parte de fuerzas públicas, la ong Temblores informó que ya son 16 las víctimas de abusos sexuales por parte de las fuerzas de seguridad en el marco de la represión ilegal al Paro Nacional. 

“Estamos precisamente aquí en las instalaciones del Instituto nacional de medicina legal exigiendo que se aplique un enfoque de género a los dictámenes médico legales que se van a realizar sobre el cuerpo de esta menor que se quitó la vida esta mañana” dijo ayer Lizeth Montero, abogada y defensora de DDHH en una manifestación feminista convocado en medio del Paro nacional que sostiene hace más de una semana el pueblo colombiano.

“El día 12 de mayo de 2021 de manera brutal fueron agredidas mujeres menores de edad, manifestantes que se encontraban en un lugar del sur de la ciudad de Popayán; en el que no existió posibilidad alguna de verificar los procedimientos de detenciones arbitrarias contra menores, que fueron conducidas a la unidad de reacción inmediata”. Una de ellas fue entregada a su familia y luego se suicidó, dijo la abogada.

“Alertamos a las organizaciones defensoras de DD.HH. e instituciones garantes de derechos como Defensoría, Procuraduría y Personería a realizar veeduría y tomar acciones de protección frente a lo acontecido”, expresó Lizeth quien también denuncia que las defensoras de DDHH también son objeto de un tratamiento desproporcionado por parte de la fuerza pública cuando exigen que se brinden garantías a la hora de las detenciones policiales.

 

Concentración de manifestantes el jueves a la noche en repudio al abuso sexual policial, los asesinatos y la violencia desplegada en el marco del #ParoNacionalIndefinido (PH: ANRED)

 

“Efectivamente, a la fuerza pública como institución patriarcal, le fastidia, le obsesiona de manera particular que seamos mujeres las que los interpelemos exigiendo la defensa de los derechos de los manifestantes, particularmente en el marco del paro, pero más aún si la situación involucra mujeres” afirmó la abogada

El mismo día que se cometieron los ataques sexuales a las jóvenes, la ONG colombiana Temblores publicó que entre el 28 de abril y el 12 de mayo ocurrieron, al menos, 2.110 casos de violencia policial y 16 personas sufrieron abuso sexual policial.

Las organizaciones de DDHH que se manifestaron por el caso de la joven menor de edad abusada que se suicidó el jueves, también atendieron denuncias de ataques sobre el cuerpo de otras jóvenes «con frases grotescas por parte de agentes del ESMAD que han manipulado sus cuerpos, los han agredido y que adicionalmente han proferido contra ellas amenazas de violencia sexual que son verdaderamente desgarradoras».

En el comunicado público Lizeth refirió: “las mujeres que en Colombia estamos cansadas de que nuestros cuerpos sean objeto de todas las violencias posibles y particularmente de las violencias del Estado, del que pagamos sus armas y su capacidad represiva”, por eso “invitamos a todas las mujeres que participamos de este paro y a la sociedad en general a rechazar estos hechos que hoy nos acongojan el corazón, pero también nos motivan una vez más a denunciar estos hechos y a convertirlos, triste y trágicamente, en una bandera de lucha”.

 

 

(Fuente: EFE / Anred / Red Alterna Popayán)

Related posts

Deja una respuesta