Expertos independientes contratados por la OMS informaron que “la catástrofe de la covid pudo haberse evitado”

Cuando el mundo registra este mes más de 3 millones de muertos y casi 160 millones de personas infectadas por covid-19, un equipo de 13 expertos independientes, convocado por la OMS, determinó que la catástrofe sanitaria desatada a principios de 2020 podía haberse evitado. Los investigadores denunciaron que la pandemia es el verdadero “Chernobyl del siglo XXI” y pidieron reformas urgentes de los sistemas de alerta y prevención.

 

 

La pandemia “sigue siendo un desastre global. Y lo que es peor aún, era un desastre evitable”.

Así de contundente comienza el informe del Panel Independiente para Preparación y Respuesta ante una pandemia que lleva desde septiembre del año pasado examinando por qué la covid-19 se ha convertido en una crisis socioeconómica y de salud mundial.

La principal de las críticas se la lleva la Organización Mundial de la Salud, así como Europa y Estados Unidos, por perder un tiempo precioso antes de declarar la emergencia sanitaria internacional.

“El Panel Independiente ha encontrado eslabones débiles en todos los puntos de la cadena de prevención y respuesta. La preparación fue inconsistente y con fondos insuficientes. El sistema de alerta era demasiado lento y demasiado modesto”, informaron tras realizar cientos de entrevistas en los últimos 8 meses.

Expertos contratados por la OMS concluyeron que la pandemia podría haberse  evitado: las razones que dieron
América Latina se ha convertido en la región del mundo más afectada por la pandemia en todo el mundo.

 

 

“La Organización Mundial de la Salud tenía poco poder. El liderazgo político global estuvo ausente”, se lee en el documento.

Para los expertos, el daño económico es incalculable y a estas alturas parece claro que la respuesta ha exacerbado las desigualdades.

El panel, co-presidido por la ex-mandataria de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y la ex Primera mMinistra de Nueva Zelanda, Helen Clark, cree que se dio “un cóctel tóxico” de vacilaciones y mala coordinación que hizo que las señales de advertencia no fueran atendidas.

Las primeras respuestas al brote detectado en Wuhan, China en diciembre de 2019 “carecieron de urgencia”.

 

El primer caso conocido fue el de un hombre de unos 70 años que cayó enfermo el 1 de diciembre en la ciudad de Wuhan, en China.

 

“Febrero fue un mes perdido en el que muchos más países podrían haber adoptado medidas serias para contener la propagación del SARS-CoV-2″, dijo el panel.

Pero los expertos también señala que las instituciones “fallaron en proteger a las personas” y que los líderes que negaron los argumentos científicos erosionaron la confianza pública en las medidas sanitarias.

Respaldada por las conclusiones del informe, la exprimera ministra de Nueva Zelanda dijo en la presentación del documento que la emergencia global podría haber sido declarada ya el 22 de enero, tras la primera reunión del Comité de Emergencia de la OMS.

Pero que “la mayoría de gobiernos optaron por esperar a ver lo que pasaba” y no fue hasta que “empezaron a ver que las unidades de cuidados intensivos se llenaban que empezaron a actuar, pero ya era demasiado tarde”.

Pero más allá de señalar la cadena de errores que han llevado a la comunidad internacional a esta crisis sanitaria, el informe que lleva por título “Covid-19: que sea la última pandemia”, argumentó que el sistema de alarma global necesitaba una revisión para evitar una catástrofe similar.

Asimismo, el panel de expertos pide a los países más ricos que donen 1.000 millones de dosis de vacunas a los más pobres y que financien un mecanismo internacional que mantenga una capacidad de respuesta continua frente a posibles pandemias.

Related posts

Deja una respuesta