Esteban Bullrich confirmó que padece ELA

El senador publicó una carta a través de su cuenta de Twitter en la que cuenta que padece Esclerosis Lateral Amiotrófica: “Es difícil transmitir noticias dolorosas, pero compartirlas es aliviador”

 

El Senador de Juntos por el Cambio, Esteban Bullrich, quien en los últimos días mostró dificultad para hablar en sus intervenciones en las sesiones, informó este miércoles que tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), la misma enfermedad que afectó al músico Martín Carrizo.

“Es difícil transmitir noticias dolorosas, pero compartirlas es aliviador. Después de varios meses consultando médicos y haciéndome los estudios necesarios. Finalmente dimos con un diagnóstico definitivo sobre mi condición. Tengo Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad que provoca parálisis muscular y que es lo que me afecta el habla”, comienza la extensa y emotiva carta que publicó el Bulrrich en su cuenta de Twitter.

“La ELA es compleja, pero cuidándome y respetando los tratamientos se pueden atenuar los síntomas”, y luego hizo hincapié en su fe en Dios: “Confío en Él”.

 

 

Además, confirmó que va a seguir en sus funciones porque tiene “un compromiso asumido con los bonaerenses y los argentinos”, pero contó que a partir de este momento tiene una nueva prioridad en su vida: “Desde hoy, parte de mi trabajo va a enfocarse en mejorar las condiciones de vida y la calidad de los diagnósticos de las personas con ELA en la Argentina. Es una enfermedad más frecuente de lo que cree, pero sigue siendo difícil de diagnosticar. Hay mucho para hacer y me comprometo a hacer mi aporte”.

“Esta enfermedad no me define. Vivo una vida feliz y maravillosa y este desafío me pone frente a la necesidad de hacer más cosas y hacerlas mejor”, agregó.

Por ultimo, agradeció las muestras de cariño y las oraciones, y señaló: “Tienen un valor enorme y dan fuerzas para seguir porque sé que cuento con todos ustedes para esta nueva etapa de mi vida. Mi compromiso es encararla con la misma fuerza con la que enfrenté todas las otras, que nunca fueron fáciles. Vivir, también, se trata de darle para adelante”

 

Esteban Bullrich confirmó que padece ELA

 

La ELA, conocida también como enfermedad de Lou Gehrig, en honor al jugador de béisbol al que se le diagnosticó la enfermedad, la ELA es una patología progresiva del sistema nervioso que afecta las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal, y causa la pérdida del control muscular.

“La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta a gente de 40 a 70 años, daña y mata todas las neuronas motoras y atrofia todos los músculos. La patología compromete de manera completa al sistema motor voluntario. Se caracteriza por atrofia y disminución de la fuerza de los músculos de los miembros, del tronco, de la deglución, de la fonación y de la respiración. Todo es consecuencia del daño y muerte de las neuronas motoras, o sea, las que sirven para dar movimiento”, describe Alejandro Andersson, médico neurólogo, director del Instituto de Neurología Buenos Aires.

Por su parte, Darío Ryba, pPresidente y fundador de la Asociación ELA Argentina, agrega: “La enfermedad se inicia a una edad promedio de 54 años. No se conocen casos de niños o adolescentes y se puede desatar en cualquier momento”.

 

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica y auto inmune (OMS)

 

 

Los médicos generalmente no saben por qué aparece la ELA, que en algunos casos se manifiesta de forma hereditaria. A menudo comienza con fasciculaciones musculares y debilidad en una extremidad o dificultad para hablar.

“No se trata de una patología infecciosa ni contagiosa. Y el porcentaje de casos hereditarios es inferior al 5%. La mayoría son no hereditarios o esporádicos. La causa de la ELA estaría en los neurotransmisores, que comunican a las neuronas entre sí. El ácido glutámico es un importante neurotransmisor. Se cree que su exceso en el espacio extracelular es la causa de esta enfermedad”, añade Andersson.

Si las neuronas se dañan, los músculos no reciben más los estímulos de las neuronas motoras, se debilitan y se atrofian. Ocurre con todos los músculos del cuerpo, incluso con los respiratorios.

No se compromete la sensibilidad, la visión, el oído, el gusto, el olfato, la inteligencia ni la capacidad de prestar atención. Esta razón explica por qué se conserva la lucidez aún en las etapas más avanzadas de la enfermedad.

Ryba es enfático: “Las causas de la ELA son un misterio: puede ser una combinación entre edad, genes y medioambiente. Se está investigando”.

Según datos aportados por la Asociación ELA Argentina, la incidencia o cantidad de personas que desarrollarán esta enfermedad cada año es aproximadamente 2 de cada 100.000 personas.+

“En tanto, en la Argentina, es posible que haya unos 600 a 800 enfermos. En la relación hombre – mujer se ven 13 por cada 10. El 30% al 50% de los pacientes fallece a los tres años, pero el 10% todavía vive luego de 10 años de enfermedad”, agrega Andersson.

 

Deja una respuesta