AstraZeneca: La Unión Europea recurre a la Justicia por los retrasos en la entrega de vacunas

La Comisión Europea emprendió acciones legales contra la farmacéutica AstraZeneca por no respetar su contrato de suministro de vacunas Covid-19 y por no tener un plan “fiable” para garantizar las entregas a tiempo. La empresa anglo-sueca contestó que ha “cumplido completamente” el acuerdo y que por tanto se “defenderá con fuerza” en los tribunales.

 

De los laboratorios a los tribunales. La Unión Europea lanzó acciones legales contra el laboratorio AstraZeneca por no respetar su contrato en el suministro de vacunas contra el Covid-19 al bloque, anunció este lunes la Comisión Europea (CE).

Algunos términos del contrato no se han respetado y la empresa no ha estado en condiciones de presentar una estrategia fiable para garantizar la entrega puntual de las dosis”, explicó el portavoz de la institución.

“Cada dosis de vacuna cuenta”, declaró por su parte la comisaria de Sanidad de la Unión Europea, Stella Kyriakides, al anunciar el procedimiento judicial contra AstraZeneca.

 

 

La acción judicial se inició el viernes “en nombre de la Comisión, así como de los 27 Estados miembros, que apoyan unánimemente este procedimiento”, añadió el portavoz.

El bloque considera que al entregar sólo 30 millones de vacunas en el primer trimestre, muy lejos de los 120 millones prometidos cuando se firmó el contrato a finales de agosto, los laboratorios británico-suecos no han respetado sus obligaciones, ni en cuanto a resultados ni en cuanto a recursos desplegados.

Por otra parte, para el segundo trimestre, AstraZeneca afirmó el pasado 12 de marzo que tiene previsto entregar sólo 70 millones de los 180 millones previstos inicialmente.

En concreto, el recurso por “incumplimiento del contrato” se interpuso el viernes por la tarde ante un tribunal belga de primera instancia. Se trata de una obligación, ya que el contrato, al igual que los celebrados con otros laboratorios, se rige por la legislación belga.

 

AstraZeneca: la acción legal “carece de fundamentos” 

AstraZeneca respondió que la acción legal del bloque carecía de fundamento: “AstraZeneca ha cumplido completamente el Acuerdo de Compra Anticipada con la Comisión Europea y se defenderá firmemente en el tribunal. Damos la bienvenida a esta oportunidad para resolver esta disputa lo antes posible”, declaró la compañía en un comunicado.

En su nota, AstraZeneca reconoce “el trabajo realizado por líderes políticos y profesionales sanitarios de todos los Estados miembros, que han hecho posible en Europa el despliegue de las campañas de vacunación” y asegura que están “comprometidos a ayudar tanto como se pueda”.

Pero el laboratorio recuerda que las vacunas “son difíciles de fabricar” y recalca que “su producción está mejorando, aunque el ciclo de la producción de una vacuna es muy largo”.

Finalmente, la farmacéutica asegura que está a punto de alcanzar el envío de casi 50 millones de dosis a los países de la UE antes de finalizar abril, “en línea con nuestras previsiones”.

En este contrato, la cláusula en la que el laboratorio se compromete a hacer el “mejor esfuerzo razonable” será seguramente el núcleo del litigio. Se espera que AstraZeneca argumente que tenía otros contratos para cumplir con Reino Unido, donde la vacuna fue autorizada a finales de diciembre, un mes antes que en la Unión Europea.

La Comisión reprocha justamente a AstraZeneca de haber favorecido las entregas a Reino Unido, en detrimento de Europa.

 

AstraZeneca sólo entregó 30 millones de dosis a la Unión Europea en el primer trimestre, de los 120 millones prometidos por contrato

 

 

Los europeos están perdiendo la paciencia

En esta acción civil, que llevaría varios meses, los europeos piden que AstraZeneca entregue las 300 millones de dosis prometidas. Sin embargo, en una nueva muestra de su irritación hacia la empresa, ya ha renunciado a otros 100 millones de inyecciones que tenía la opción de comprar según el contrato firmado en agosto.

Y es que, como principal negociador de los pedidos europeos, la Comisión ha sido fuertemente atacada por el retraso en la entrega y la vacunación en comparación con los británicos, los estadounidenses o los israelíes. Con ese ataque legal, envía a los laboratorios el mensaje de que no se le puede incumplir impunemente.

Esta acción judicial es también su última oportunidad para intentar acelerar el ritmo de vacunación. “Lo que nos importa en este caso es garantizar la entrega rápida de un número suficiente de dosis a las que tienen derecho los ciudadanos europeos y que nos fueron prometidas sobre la base del contrato”, argumentó el portavoz de la Comisión.

Se trata de una nueva etapa en una relación que no ha dejado de deteriorarse desde enero y el anuncio de los primeros retrasos en las entregas. Es también un testimonio de la incapacidad de la Comisión para obtener más del laboratorio a través del diálogo.

En efecto, la Comisión había enviado una carta a la empresa farmacéutica el 19 de marzo con vistas a iniciar un proceso de resolución de conflictos y amenazó con emprender acciones legales en ausencia de resultados rápidos. Se han producido contactos entre funcionarios de ambas partes, pero estas negociaciones no han dado lugar a una solución que garantice a Europa que “se entregarán dosis suficientes a tiempo”.

 

 

¿Perdiendo la confianza de la población europea?

Alemania, Francia y Hungría fueron algunos de los Estados miembros que inicialmente se mostraron reticentes a demandar a la empresa, según los diplomáticos, pero finalmente apoyaron la medida. Señalaron que la acción judicial corre el riesgo de socavar aún más la confianza del público en esta vacuna, en un momento en que la Agencia Europea del Medicamento hace todo lo posible por confirmar que sus beneficios para la salud siguen siendo mucho mayores que los raros riesgos de trombosis detectados.

El uso de la vacuna de AstraZeneca se ha restringido en la mayoría de los países del bloque debido a los raros casos de trombosis que puede provocar. Dinamarca ya no la utiliza.

Esta acción supone un punto bajo para las relaciones futuras entre la Unión Europea y la empresa. El martes pasado, Clément Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos, indicó precisamente que Europa podría dejar de pedir vacunas a AstraZeneca.

El laboratorio tampoco participa en las actuales negociaciones que Bruselas está llevando a cabo sobre futuras vacunas adaptadas a las variaciones del virus.

(Fuente: EFE, Reuters, AFP, France24 y medios locales)

Related posts

Deja una respuesta