Tandil: El Intendente tandilense dijo que “Si los contagios siguen subiendo tenemos que retroceder a Fase 1”

Los hospitales de la Ciudad de Tandil alcanzaron un punto crítico con el 100% de ocupación tanto en el sector público como privado. Ante un sistema de salud colapsado y el constante crecimiento de los contagios, el Intendente  Miguel Lunghi advirtió que “esto es una tragedia y si continúa la suba de contagios, vamos a tener que ir a fase 1″ e impuso nuevas medidas

 

El intendente Miguel Lunghi habló con Radio Provincia sobre las medidas que adoptó y que se harán efectivas desde este sábado para tratar de frenar la curva de contagios en el distrito.

“Tenemos más de 1000 casos activos y hemos decidido aplicar restricciones horarias. Todos los comercios esenciales y no esenciales cierran a las 18 horas”, explicó el intendente.

Sobre la situación epidemiológica, Lunghi detalló que “ahora son más rápido los contagios, el virus al ir mutando se hace más agresivo. El sistema de internación en UTI está al límite y las medidas son por ese motivo”.

En este marco, sostuvo que “seguro que tenemos la cepa más virulenta y distinta. En esta segunda ola hay gente más joven contagiada e internada. Esto es una tragedia y si continúa la suba de contagios, vamos a tener que ir a fase 1. Necesitamos que la gente nos acompañe con el comportamiento social”.

En relación a la vacunación aseveró que se necesita “trabajar de forma articulada en Tandil tenemos 23.000 vacunados quisiéramos tener 40.000. Las vacunas acá están llegando bien”.

A raíz de la compleja situación sanitaria por la que atraviesa la ciudad en el marco de la pandemia del coronavirus,  Lunghi anunció nuevas restricciones horarias que comenzarán a regir desde el próximo sábado y se mantendrán por dos semanas.

En principio, todas las actividades, comercios y rubros en el distrito podrán funcionar hasta las 18, mientras que los comercios del rubro gastronómico o de venta de comidas preparadas podrán continuar exclusivamente con el servicio de delivery hasta las 23.

En comunicación con el programa Tandil Despierta, que se emite por Eco TV y Tandil FM 104.1, el Jefe de Gabinete local, Oscar Teruggi, explicó algunos puntos de las nuevas restricciones:

-Las empresas de proceso continuo que no pueden detener su producción, “que son tres o cuatro en el Parque Industrial”, estarán exentas, al igual que los operarios que deban trasladarse. “Esas serán las únicas excepciones”, aclaró.

-Si bien todas las actividades deben funcionar hasta las 18, los consultorios médicos, los laboratorios y las farmacias podrán hacerlo hasta las 19: “Es para que cualquier persona que termine de trabajar tenga un tiempo para adquirir algún medicamento o asistir a un médico”.

-Las estaciones de servicio también podrán trabajar más allá de las 18 horas pero sólo con el expendio de combustible a “situaciones de esencialidad”.

-En cuanto a las clases, si bien el Municipio no puede interferir en ellas, aclaró Teruggi que ya le informaron a Florencia Mena las nuevas restricciones y que seguramente todas las clases que terminaban luego de las 18 horas deberán adelantarse: “Pero eso lo va a definir la inspectora regional, lógicamente con nuestro apoyo”.

Además, el Jefe de Gabinete, dijo que están trabajando y dialogando al respecto, y aseguró que “seguramente habrá alguna modificación” pero el servicio estará garantizado en los horarios de ingreso y egreso de los comercios.

-A raíz de los pedidos realizados la semana pasada, el Municipio también consideró la actividad de las bibliotecas y ahora permitirá que se puedan hacer retiros de libros desde la puerta de las instituciones, sin ingresar a los salones: “La idea es que no permanezca gente adentro, pero que sí los bibliotecarios puedan entregar libros”.

-El estacionamiento medido por el momento no tendrá modificaciones ya que desde el Municipio entienden que lo que hace es “ordenar el tránsito en la ciudad”. De todas formas, si se decide reducir las frecuencias de los colectivos, sí se considerará alguna medida para que la gente pueda movilizarse en los horarios en los que no hay transporte público.

-El resto de las actividades que estaban permitidas, como por ejemplo los gimnasios, continuarán pudiendo trabajar de la misma manera –con los mismos aforos- pero hasta las 18 horas.

 

Dra. Florencia Bruggesser, titular de la Clínica Chacabuco e integrante del Comité de Seguimiento de Covid-19 de Tandil

 

Por su parte, la médica infectóloga Florencia Bruggesser, titular de la Clínica Chacabuco e integrante del Comité de Seguimiento de Covid-19 de Tandil, en declaraciones a El Eco Multimedios, confirmó que no quedan más camas de terapia intensiva disponibles en toda la ciudad.

Aunque se trata de un recurso fluctuante y el escenario  cambia constantemente, lo cierto es que en el día de la fecha el ahogo del sistema sanitario llegó a un punto crítico.

Según el parte de la noche del jueves, había 23 camas de terapia ocupadas con pacientes infectados con Covid-19. El cupo total de camas operativas de terapia en el distrito es de 36: 18 pertenecen al Sistema Integrado de Salud Pública, 8 al Sanatorio Tandil y 10 a la Clínica Chacabuco.

“El sistema está muy tensionado. En terapia intensiva tenemos una ocupación del 100 por ciento, tanto en el sector  público como privado, porque trabajamos todas las instituciones juntas para gestionar las camas”, afirmó.

La médica destacó que se espera que lleguen más equipamientos y respiradores a la brevedad, y recordó que están disponible las instalaciones del Hospital de Niños, pero que el cuadro es muy complejo porque el personal de salud que atiende a los pacientes en estas condiciones está muy estresado. 

Más allá de que se puedan conseguir insumos materiales y  aparatología, el problema es la escasez de recursos humanos especializados para atender el área de terapia y cuidados críticos.

“Hoy más que nunca pedimos que se cuiden, que nos entiendan, el sistema hace el mejor trabajo que puede en todos los lugares pero si la población no colabora, va a llegar un momento en el que no se va a dar abasto”, suplicó.

Bruggesser insistió en que la saturación del sistema imposibilita que se le brinde a los pacientes la atención que requieren y que se van a tener que pedir derivaciones, algo difícil de conseguir actualmente por el compromiso que tienen los efectores sanitarios de la región en general.

“La idea es siempre tener disponibilidad de camas críticas y no como pasa ahora que están todas las camas ocupadas”, remarcó, y explicó que en el caso de que llegue hoy un paciente que necesite ser internado en el área cuidados intensivos, se le dará el soporte necesario en el lugar donde esté para estabilizarlo y se solicitará una derivación para que disponga de una atención adecuada. 

“Mientras tanto la persona estará en un ámbito que no será de terapia intensiva hasta que pueda llegar a otro lugar, y a veces eso tampoco llega”, señaló.

Por último, la médica, que permanece aún en aislamiento por haber contraído coronavirus, comparó el escenario actual con el de 2020 y que aseguró que “el año pasado el sistema nunca llegó a la tensión que tenemos en este momento, se pudo manejar y estuvo bien, pero ahora la situación es mucho más crítica”.

 

 

Hospital Santamarina (PH: El Eco)

 

En el mismo contexto, el neumonólogo Dr. Damián Silva, a cargo del nuevo sector de servicios respiratorios intermedios del Hospital Santamarina, brindó en una entrevista  al ciclo radial Cosas que Pasan”, por Tandil FM (104.1) y contó que en las primeras horas de este martes debieron hacer uso de la última cama que quedaba libre en el área de Terapia Intensiva de este Hospital de la ciudad serrana.

Según explicó, se trató de un paciente que venían siguiendo desde el dispositivo intermedio y pudieron prever el fracaso de sus esfuerzos, por lo que fue removido a la sala de Cuidados Intensivos. “Si los pacientes vienen muy avanzados en su enfermedad y no los pudimos ir monitoreando, una vez que está con toda la complejidad es más difícil de trasladar y de organizar“, dijo.

Más tarde, ratificó: “todas las camas de terapia intensiva del Hospital están ocupadas”. Y detalló con crudeza la realidad que atraviesa el sistema de salud. Si hay que poner en respirador, intubar a un paciente, probablemente se “quede fuera de la terapia intensiva ante el cuidado de algún neumonólogo”, que “no son terapistas”.

Además, manifestó su preocupación por la cantidad de contagios que hay y no se conocen, la limitación en las atenciones críticas, así como el avance de la enfermedad entre el personal de salud y la necesidad de que “hoy” se reduzca la circulación del virus.

“Esto tiene un límite, un techo. Yo no sé cuál va a ser la demanda de acá a 15 días o un mes”, adelantó.

Related posts

Deja una respuesta