Reino Unido despidió al Duque de Edimburgo

El Reino Unido celebró el funeral de Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II de Inglaterra durante 73 años, desde la capilla de San Jorge de Windsor. En el entierro, en el que se rindió culto al miembro de la realeza británica por su labor en la Marina y su apoyo a Isabel II, se recordó al Duque de Edimburgo como un hombre de “valor, fortaleza y fe”. Por las restricciones por el Covid-19 solo permitieron la entrada de treinta invitados, entre los que figuraron la reina, cuatro de sus hijos y ocho de sus nietos. Boris Johnson se excusó de asistir.

 

Reino Unido da su último adiós a Felipe de Edimburgo. Este sábado, el miembro de la realeza británica y consorte de la reina Isabel II por 73 años fue enterrado en la bóveda real del castillo de Windsor tras un servicio fúnebre de corte militar y real.

En Windsor, al oeste de Londres, los dolientes despidieron al duque de Edimburgo, aunque, debido a las restricciones por el Covid-19, de los cerca de 800 invitados que estaban previstos, tan sólo una treintena de personas -entre las que se encuentran la reina, cuatro de sus hijos y ocho de sus nietos- presenciaron la ceremonia.

Para evitar roces entre los miembros de la realeza que acudieron a rendir homenaje a Felipe, entre los que están el Príncipe Enrique -despojado de sus títulos tras romper con la casa real este año-, los asistentes no vistieron con uniforme militar, sino con atuendo de luto civil.

El funeral de Estado más importante del Reino Unido en los últimos años también es el más restringido en duración y con medidas de distanciamiento social. Todos los asistentes usaron tapabocas dentro de la capilla de San Jorge y respetaron la distancia de seguridad desde los asientos asignados a cada uno.

 

 

Tras la llegada de la reina Isabell II al castillo de Windsor esta mañana, que se desplazó en su propio automóvil, un Bentley, junto con una dama de compañía, la procesión detrás del ataúd de Felipe de Edimburgo comenzó.

Con lágrimas en los ojos, el príncipe Carlos de Gales, hijo de Felipe, siguió el coche fúnebre hasta la capilla de San Jorge. Seguido por los príncipes Ana, Eduardo y Andrés; y también los nietos y príncipes del difunto miembro de la realeza, Guillermo y Enrique. Todos los familiares aparecieron muy afectados.

 

 

La familia real británica despide en Windsor al duque de Edimburgo

 

No obstante, la ciudadanía también quiso despedirse de Felipe y muchos se acercaron a las puertas del castillo de Windsor para ver el desfile militar del servicio fúnebre y dejar flores en memoria del fallecido.

“Estamos con un estado de ánimo sombrío. Creo que el príncipe Felipe era querido por todos, y obviamente la reina va a estar devastada por su pérdida. Creo que el mundo entero -o, bueno, al menos el Reino Unido- está de luto hoy”, dijo David Walsh, una de las personas que acudieron a despedirse de Felipe, a la agencia ‘Reuters’.

Todo el país guardó un minuto de silencio antes del inicio de la ceremonia.

El funeral reflejó los vínculos militares de Felipe, tanto en su función de comandante de muchas unidades, como en la de veterano de guerra. Cerca de 700 militares, entre ellos tropas del Ejército, miembros de la Marina Real y una guardia de honor de todas las fuerzas armadas, participaron en la ceremonia.

 

 

Felipe pasó casi 14 años en la Royal Navy y vio acción en el Mediterráneo, el océano Índico y el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Varios elementos de su funeral fueron de esa temática, incluyendo la canción ‘Eternal Father‘, que se asocia con los marinos y pide a Dios: “escúchanos cuando clamamos a Ti por los que están en peligro en el mar”.

Esa es la canción que sonó durante el discurso del decano de Windsor, David Conner, sobre el príncipe. Aunque sin sermón, por petición del propio Felipe.

“Con corazones agradecidos, recordamos las muchas maneras en que su larga vida ha sido una bendición para nosotros. Nos ha inspirado su inquebrantable lealtad a nuestra reina, su servicio a la nación y a la Commonwealth, su valor, su fortaleza y su fe”, dijo Conner en memoria del duque desde el interior de la capilla de San Jorge.

Los príncipes Guillermo y Harry se sentaron uno frente al otro en la capilla de San Jorge. Los hermanos han tenido una relación difícil durante los últimos años; Guillermo se sentó junto a su esposa, la duquesa de Cambridge, y Enrique permaneció solo.

Además de los hijos y nietos de Felipe, entre los 30 invitados al funeral figuran otros miembros de la realeza y varios de sus parientes alemanes. Felipe nació como príncipe de Grecia y Dinamarca y, al igual que la reina, está emparentado con varias familias reales europeas.

 

 

Entre las ausencias más notables estaba la del primer ministro británico, Boris Johnson, que decidió ausentarse con la justificación de ceder su asiento a familiares debido a las restricciones que imperan en Reino Unido a causa de la pandemia.

Durante décadas, Felipe fue un elemento cotidiano en la vida de los británicos. Famoso por haber fundado el programa juvenil de los Premios del duque de Edimburgo y por sus intervenciones públicas, que a veces incluían comentarios xenófobos y ofensivos que fueron muy criticados. Siempre vivió a la sombra de su esposa, pero su muerte ha provocado el cariño de muchos ciudadanos en Reino Unido.

Related posts

Deja una respuesta