Reino Unido: Meghan Markle acusa a la Familia Real Británica de racismo

La duquesa de Sussex junto a su esposo, el Príncipe Harry -hijo de Lady Di y nieto de la reina Isabel II-, durante una entrevista con Oprah Winfrey en la cadena estadounidense CBS,  denunciaron a miembros de la familia real y detallaron la “preocupación” de algunos miembros de la realeza por el color de piel que podía tener su hijo cuando ella estaba embarazada.

 

 

Meghan Markle y el príncipe Harry abrieron una inusual puerta a la vida dentro de la familia real británica en una íntima conversación de dos horas con la famosa presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

El programa fue emitido en la noche del domingo de Estados Unidos -en Reino Unido se transmite este lunes por la noche- y en él la pareja habló de las presiones en palacio, de racismo, de salud mental y de la dinámica de la familia real.

Uno de los momentos más dramáticos de la entrevista fue cuando la periodista le preguntó a la duquesa de Sussex sobre algunas de sus declaraciones pasadas, en las que describía su etapa como miembro de la realeza en Reino Unido como algo casi imposible de “sobrevivir”.

“Suena a que hubo un punto de inflexión”, apuntó la famosa presentadora.

“Simplemente ya no quería seguir viva”, respondió Markle, que añadió que se sintió “avergonzada” de confesárselo al príncipe Harry, su esposo e hijo de Diana de Gales, por las grandes “pérdidas que ha sufrido”.

“Fue un pensamiento constante, real y aterrador”, señaló.

En este punto, Markle habló también sobre la pérdida de libertad: “Cuando me uní a la familia, esa fue la última vez hasta que nos marchamos en que vi mi pasaporte, mi licencia de conducir, mis llaves… todo hay que entregarlo”.

La duquesa de Sussex aseguró que solicitó ayuda a “la Institución” (el Palacio de Buckingham), pidiéndoles ir a algún centro donde le asistieran.

Su petición fue rechazada, dijo.

“¿Tuviste pensamientos suicidas?”, repreguntó Winfrey.

“Sí”, respondió Markle. “Pensé que eso solventaría todo para todos”.

En medio de la fuerte presión mediática, que la pareja criticó duramente, la duquesa de Sussex explicó que limitaron sus actividades y no pudo salir de casa en meses, lo que le llevó a sentir una profunda soledad.

El príncipe Harry, por su parte, explicó que no tenía “ni idea de qué hacer” y que él mismo acabó “en un lugar muy oscuro”.

“No tenía nadie a quien recurrir“, manifestó.

Después de este episodio decidieron apartarse de sus roles, en marzo de 2020, y marcharse del país, tras denunciar la discriminación, mentiras y persecución de los tabloides británicos.

Archie es el primer hijo de Meghan y Harry. (PH: EPA)

 

Oprah Winfrey y Meghan Markle también hablaron de la decisión de la familia real de no conceder el título de príncipe a Archie, su primogénito, ni la seguridad oficial que conlleva.

Markle, una actriz afroamericana, dijo que el príncipe Harry reveló las preocupaciones de su familia sobre el tono de piel de su hijo Archie, así como la seguridad a la que tendría derecho, antes de su nacimiento el 6 de mayo de 2019, informó la agencia de noticias AFP.

“En esos meses en que estaba embarazada tuvimos una serie de conversaciones sobre que ‘no se le daría seguridad, no se le daría un título’ y también preocupaciones y conversaciones sobre qué tan oscura sería su piel cuando naciera”, dijo Meghan durante la entrevista que duró dos horas.

Preguntada por Oprah Winfrey si hubo preocupaciones de que su hijo fuera “demasiado moreno” y eso fuera un problema, Markle dijo: “Si esa es la deducción que estás haciendo, creo que es bastante adecuada”.

Las declaraciones de la duquesa de Sussex provocaron gestos de asombro de la periodista, que preguntó a quién se refería exactamente.

 

 

Según Markle, se trató de una conversación entre miembros de la familia real británica y el príncipe Harry.

Preguntado por esos comentarios, el nieto de Isabel II rechazó ofrecer más detalles: “Es algo que nunca voy a compartir públicamente”.

“En su momento, fue raro, me quedé un poco impactado”, señaló, añadiendo que esa conversación tuvo lugar “justo al principio” de su relación.

El príncipe Harry también dijo que le había dolido que nadie de su familia condenara la cobertura mediática racista sobre ellos.

La relación personal entre los duques de Sussex y otros miembros de la realeza británica también salió a colación, y en ese punto fue en el que el príncipe Harry comentó que su padre, el príncipe de Gales y heredero al trono, dejó de atenderle el teléfono en medio de la crisis.

“Hay mucho que trabajar [en esa relación]”, señaló. “Me siento realmente decepcionado, porque él [el príncipe Carlos] ha pasado por algo similar, sabe lo que es el dolor… y Archie es su nieto”.

“Pero, al mismo tiempo, por supuesto que siempre le querré. Se ha hecho mucho daño y seguirá siendo una de mis prioridades tratar de curar esa relación“, señaló el príncipe Harry.

El príncipe Harry también habló de su relación con su padre y su hermano. (PH: EPA)

 

La pareja también reveló que prácticamente les han retirado el apoyo financiero, razón por la que buscaron acuerdos para hacer proyectos con las plataformas Netflix y Spotify.

Harry explicó que estos acuerdos no eran parte del plan inicial. “Tenía que permitirme la seguridad para nosotros”, dijo el príncipe. “Pero tengo lo que me dejó mi mamá y sin eso no habíamos podido hacer esto”.

Los duques de Sussex relataron, después de que se les retiró el apoyo económico, el multimillonario estadounidense Tyler Perry les ofreció una casa y seguridad el año pasado cuando se trasladaron de Canadá al sur de California.

Meghan reveló que “tres días antes de nuestra boda nos casamos” y señaló que intercambiaron votos en privado ante el arzobispo de Canterbury Justin Welsby antes del espectáculo televisado el 19 de mayo de 2018 en el Castillo de Windsor.

“Nadie lo sabe. Pero llamamos al arzobispo y le dijimos: ‘Mire, esto, este espectáculo es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros'”, acotó en su entrevista con CBS.

Como contraparte de la entrevista que la pareja dio a uno de los programas más vistos de la televisión estadounidense, Meghan, de 39 años, debe enfrentar una investigación interna del palacio sobre denuncias de que acosó al personal de la casa real durante su estadía en Gran Bretaña.

“Llamemos a esto como es: una campaña de desprestigio calculada basada en información engañosa y dañina”, respondió un portavoz de Harry y Meghan.

La pareja tuvo una “boda secreta” días antes de la boda oficial. (PH: Reuters) 

 

Por su parte, según la prensa británica, la monarquía decidió hacer frente a la amenaza de esta entrevista ofreciendo la imagen de una familia unida en las celebraciones anuales de la Commonwealth en un programa de televisión unas horas antes de la intervención de la pareja.

“Mi mayor preocupación era que la historia se repitiera”, le dijo Harry a Oprah Winfrey, en alusión al divorcio de sus padres, el príncipe Carlos y la princesa Diana, y de una famosa entrevista que esta última concedió a la BBC en 1995, en la que admitió haber engañado a su esposo con el oficial del ejército James Hewitt.

La princesa Diana murió junto a su entonces pareja, el empresario Dodi al Fayed en un accidente de auto en París en agosto de 1997, cuando el conductor de su coche intentaba escapar de la persecución de los paparazzi.

Después de confirmar a la reina Isabel que no reanudarían sus deberes reales tras un período de revisión de un año, los duques de Sussex perdieron el mes pasado sus últimos patrocinios reales y títulos militares.

Del Reino Unido se mudaron a Canadá y luego a California. Vivieron primero en Los Ángeles y desde julio se radicaron en una mansión en Montecito.

Desde su llegada a Estados Unidos, Harry y Meghan crearon una fundación benéfica llamada Archewell y firmaron un acuerdo con Netflix para producir documentales, largometrajes, programación infantil y otros contenidos.

 

La entrevista completa:

 

Related posts

Deja una respuesta