Vacunas VIP: Los municipios en el ojo de la tormenta

La polémica generada luego de que el periodista Horacio Verrbitzky contara cómo recibió su vacuna contra el coronavirus gracias a la “gentileza” del ex- Ministro Ginés González García, llevó a nivel nacional las críticas que ya desde hace unos días venían repitiéndose en distintos Municipios del país.

 

El caso que despertó polémica a nivel nacional fue la vacunación “de privilegio” del periodista Horacio Verbitsky, quien, si bien es mayor de 70 años -tiene 79-, el jueves a recibió la vacuna en una oficina del  Ministerio de Salud, por gentileza de Ginés González García, a quien llamó “su viejo amigo”.

En el edificio de Avenida 9 de Julio también se estaba vacunando a distintos funcionarios, empleados del Ministerio, dirigentes o personalidades “V.I.P” que no forman parte de los grupos prioritarios establecidos por el Gobierno.

El escándalo que le valió la renuncia al propio Ministro, alcanzó su punto más álgido ayer cuando se fueron conociendo los nombres de los vacunados.

Ver también: Vacunación VIP: Tras el escándalo, el Presidente Fernández le pidió la renuncia a Ginés González García

 Pero la controversia por las “vacunas de privilegio” comenzó días atrás, cuando empezaron a conocerse casos de Intendentes, funcionarios  y Concejales de distintos Distritos del país que recibieron la vacuna por fuera del sistema y sin pertenecer a los grupos de riesgo, en momentos en que las dosis llegan al país a cuentagotas.

Tal y como ya informamos en Ahora Noticias, uno de los primeros en asegurarse la vacuna, fue el Intendente de Tigre, Julio Zamora, de 58 años, quien, de acuerdo a lo que publicó el mismo Jefe comunal en su cuenta de Twitter, recibió la primera dosis a fines de diciembre, cuando llegó el primer cargamento de Sputnik V, y completó su inmunización el pasado 30 de enero.

Las críticas al tigrense explotaron cuando dio prioridad a concejales y funcionarios afines a su gestión, postergando la inmunización del personal esencial.

Ver también: Tigre: Mientras el personal esencial aún espera para inmunizarse, el Intendente Zamora ya se dio la vacuna 

 

Otro de los que accedió a la vacuna apenas desembarcaron las primeras dosis en su Distrito, fue el Intendente del bonaerense Partido de General San Martín, Fernando Moreira, de 58 años.

Moreira, quien fue el primer Concejal de la lista ganadora en las elecciones del 2019, asumió la Intendencia luego de que el electo Grariel Katopodis pidiera licencia a su cargo cuando fue designado como Ministro de Obras públicas de la Nación.

Las críticas a Moreira, según informó hoy el canal de noticias C5N, surgieron cuando trascendió que, mientras que el personal de Salud que realiza los hisopados es en Hospital Municipal Diego Thompson aún no recibieron la vacuna, empleados del estacionamiento fueron inmunizados sin turno y sin pertenecer a los grupos considerados de riesgo.

 

 

 

Este jueves, la polémica surgió en la localidad bonaerense de Chivilcoy después de que se difundieran imágenes de jóvenes de 18 años que ya recibieron la aplicación de la Sputnik V, antes que otros ciudadanos del municipio que son factor de riesgo.

El escándalo se originó por el modo de selección de los que acceden a las vacunas se replican en otros municipios de la Provincia, como en Hipólito Yrigoyen (Henderson).

En algunos casos, se vacunó a estudiantes de enfermería y medicina para que colaboren en la campaña de inmunización, pero el malestar con estos jóvenes surgió luego de que algunos vecinos argumentaron que los chicos que recibieron la vacuna eran militantes de La Cámpora y que, por esa razón, tuvieron prioridad.

 

 

El Intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos (de Conceso Federal) responsabilizó a la Región Sanitaria X de ser quien está a cargo de la asignación de turnos para la vacunación. El organismo es dependiente del área de Salud bonaerense que tiene injerencia en ese territorio y en las localidades de Saladillo, Roque Pérez, Lobos, Navarro, Mercedes, Suipacha, 25 de Mayo, Bragado y Alberti.

“Cabe aclarar que los turnos para la vacunación no los otorga el municipio, sino la Región Sanitaria X”, declaró Britos al ser entrevistado por Todo Noticias. El intendente aseveró que se incluyó a los jóvenes dentro del personal de salud porque están becados por esa dependencia estatal.

 

 

Otro de los que resultó denunciado esta semana, fue Luis Ignacio Pugnaloni, el Intendente de la localidad de Hipólito Yrigoyen (Henderson), en la Provincia de Buenos Aires, y en este caso por haber repartido más de cien dosis de la vacuna Sputnik V a personal municipal y no esencial

El Concejal de Juntos por el Cambio de Henderson, Luis Ángel Pérez, explicó a medio locales que, “la ciudad recibió en el mes de diciembre 450 vacunas, las cuales venían dirigidas al personal de salud y seguridad”, pero que estas áreas, “se encuentran reducidas tan solo a 350 personas”. Por lo que, según aseguró Pérez, el remanente restante fue utilizado en individuos a los cuales no les correspondía la dosis en el rango de prioridad estipulado por el Ministerio de Salud de la Nación.

Por su parte, el Intendente expresó, que “por una cuestión de envasado llegaron 450 dosis para cada municipio. En los pueblos chicos como nosotros, con 450 dosis se cubrió el 100 por ciento de salud público y privado”. Y aseguró que, “no hay nada que se haya hecho fuera de la autorización” del Ministerio de Salud.

Sin embargo, desde la oposición aseguran que en Henderson no se cumplió el sistema de personas de prioridad, sino que, “se aplicaron las vacunas a personas que no tenían ninguna patología, algunos empleados municipales o militantes oficialistas”. Y anunciaron que se llamará a una sesión extraordinaria para solicitar la apertura de los listados de personas vacunadas.

 

El Intendente de Hipólito Yrigoyen (Henderson), Ignacio Pugnaloni

 

En la localidad bonaerense de San Andrés de Giles, a 100 kilómetros de la capital, a fines de enero renunciaron dos concejalas del Frente de Todos, tras haber sido acusadas por la oposición de haber recibido la vacuna rusa sin que les correspondiera. Junto a ellas, se vacunaron al menos 20 personas más. “Fui llamada porque una persona no respondía el llamado del vacunatorio”, se excusó Laura Branchini, una de las ediles, en un comunicado oficial. “En ningún modo se trató de un acto de abuso de poder y no obré, bajo ninguna circunstancia, de mala fe”, sostuvo Mariana Cané, la otra concejala.

Otro Distrito bonaerense, la Ciudad bonaerense de Navarro fue objeto de denuncias sobre la presunta vacunación de funcionarios contra el coronavirus por sobre trabajadores de salud y grupos de riesgo.

En este Distrito, ubicado a 125 kilómetros al suroeste de la ciudad de Buenos Aires, el Concejal opositor Mateo Natalini advirtió que fue convocado a vacunarse, luego de que lo hicieran otros concejales del Frente de Todos. “El intendente (oficialista, Facundo Diz) explicó que mucho personal de salud se rehusó a vacunarse, que sobraban dosis y que por eso se vacunó gente que no se tenía que vacunar. La justificación es esa”, dijo en diálogo con TN.

 

 

 

 

Otro caso que se hizo público días atrás fue el del Intendente de la localidad santacruceña de Comandante Luis Piedra Buena, Federico Bodlovic, se sumó a la lista de los políticos que deciden vacunarse antes que los mayores de los 70 años y generó un escándalo político en su provincia, luego de que se supiera que tambien se vacunaron su esposa -la Jueza de Paz, Bernardita Manucci-,  los miembros del Comité de Emergencia local y hasta su chofer personal.

Tras darse a conocer el hecho, el Concejal oficialista Adrián Mario Suárez denunció penalmente las irregularidades detectadas en el Plan de Vacunación COVID.

Hasta el momento, el Ministerio de Salud santacruceño, sólo dio a conocer un comunicado donde informa que se procedió a apartar preventivamente de su cargo al Director del Hospital donde fue vacunado el Intendente junto al resto de “privilegiados”

 

Federico Bodlovic, Intendente de Luis Piedra Buena

 

También en la Patagonia, la Justicia de Chubut investigó la desaparición de 30 dosis de Sputnik V del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia en enero, y determinó que fueron robadas por enfermeros para vacunar a referentes del sindicato de Camioneros chubutense, que encabeza el exdiputado Jorge Taboada, cercano a Hugo Moyano.

A las 30 dosis desaparecidas en Chubut se suman otras 140 unidades de la vacuna rusa que la provincia debió descartar por negligencia, tras perderse la cadena de frío, en el hospital de Trelew. Lo mismo ocurrió en la localidad bonaerense de Olavarría, en donde se perdió un lote de 400 dosis, por el mismo motivo, en el Hospital de Oncología “Luciano Alfredo Fortabat”

Entre dosis perdidas, el retraso en la llegada de más unidades y la distribución de las vacunas sin criterio, aún no se ha terminado de vacunar al personal de salud, y recién el jueves comenzó la vacunación de adultos mayores. 

En este contexto, el Fiscal Federal Guillermo Marijuan denunció ayer al ex- Ministro Ginés González García por el escándalo de los vacunados en el Ministerio de Salud y solicitó que la investigación “se amplíe a todos aquellos casos que se compruebe que no han cumplido con el orden establecido por el Plan Estratégico” en las distintas jurisdicciones.

 

Related posts

Deja una respuesta