Murió Carlos Menem

El Senador y ex- Presidente Carlos Saúl Menem falleció hoy en el sanatorio Los Arcos de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Carlos Menem, a los 90 años, murió este domingo en el Sanatorio Los Arcos de la Ciudad de Buenos Aires, donde estaba internado desde hacía dos meses por una infección urinaria.  A mediados del 2020, el Senador había pasado 15 días en el Instituto del Diagnóstico y Tratamiento por una neumonía bilateral.

Menem nació el 2 de julio de 1930 en Anillaco, en el Departamento riojano de Castro Barros. Sus padres, Saúl Menehem y Mohibe Akilllegados, eran musulmanes sunnitas y llegaron a la Argentina en 1910 desde Siria.

El riojano conoció a Perón y Evita en 1951 cuando viajó a Buenos Aires con el equipo universitario de básquet, y a partir de allí inició su trayectoria política.

Carlos Saúl conservó la religión de sus padres mientras militó en el peronismo en la época de proscripciones y persecuciones. Ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba en 1949 y, dos meses antes del golpe que derrocó a Perón en 1955, obtuvo su título de abogado.

Al año siguiente fue preso, acusado de conspirar en el peronismo. Cuando salió en libertad, en 1957, fundó en la clandestinidad la Juventud Peronista riojana.

En 1963, como el Justicialismo estaba prohibido, fue candidato a Diputado de la Unión Popular y no pudo asumir por el golpe militar de ese momento. En 1964 iba ser candidato a Gobernador, pero Perón, entonces exiliado, llamó a votar en blanco. En todo ese tiempo fue asesor legal de la CGT.

En 1964 viajó a la ciudad de Yabrud, en las montañas Qalamouni, de Siria, de donde provenían sus padres. Y allí conoció a Zulema Yoma, quien sería su esposa, y madre de sus hijos Zulemita y Carlos Jr, ella también de una familia riojana.

 

Resultado de imagen para murio menem

 

 

Fue el candidato a gobernador en 1973 y ganó con más del 50 por ciento de los votos. Lo primero que hizo fue un acto en el pueblo natal de Quiroga para recordar el levantamiento del general Juan José Valle. Entre los presentes estaban los principales dirigentes de la Juventud Peronista y el obispo Enrique Angelelli.

 

 

No fue uno de los gobernadores de la tendencia, como los de Buenos Aires, Mendoza, Santa Cruz, Salta, Córdoba y San Luis, pero mantuvo buenas relaciones con la JotaPe y los Montoneros. Hasta que se alineó con Isabelita en medio del caos que generó la muerte de Perón con enfrentamientos entre sindicalistas, lopezrreguistas y montoneros y la tendencia.

Tras el golpe del ’76 nuevamente fue encarcelado. Durante dos años transitó diferentes prisiones, tras los cuales le concedieron libertad vigilada y se radicó en Mar del Plata. Otra de sus debilidades, además de las mujeres, fue la farándula y en la ciudad balnearia organizaba reuniones con Alberto Olmedo, Carlos Monzón y Susana Giménez. Allí también conoció a Almirante Emilio Eduardo Massera. Esos contactos con la Armada provocaron recelos en el Ejércitos lo motivó su traslado a Tandil.

 

Resultado de imagen para revista gente tapas viejas

 

 

A principios de los 80, fue dejado en libertad y viajó a Buenos Aires. Luego regreso a La Rioja para reanudad la actividad política que aún estaba prohibida, por lo que los militares decidieron confinarlo en Las Lomitas, Formosa.

Allí mantuvo un romance con Martha Elizabeth Meza, la hija de 22 años de la familia que lo albergó y con quien tuvo un hijo. La mujer fue después diputada nacional y mantuvo a lo largo de su vida un conflicto legal para que Menem reconociera legalmente a su hijo Carlos Nair. En 2003 Marta Meza se suicidó.

En marzo de 1981 obtuvo su libertad definitiva. Con la reapertura democrática, Menem volvió a la política y retornó a la gobernación de La Rioja en diciembre de 1983.

En 1988, el peronismo efectuó su primera elección interna para dirimir su fórmula presidencial. Acompañado por Eduardo Duhalde, Menem se impuso inesperadamente a Antonio Cafiero e inició su campaña para llegar a la Casa Rosada, en medio de una enorme incredulidad de vastos sectores de clase media y alta de la sociedad, que advertían un discurso vacío de contenido que ahuyentaba a inversores y destilaba irresponsabilidad a partir de promesas como la de “recuperar las Malvinas a sangre y fuego”.

 

 

 

Con eslóganes como la “revolución productiva” y el “salariazo” y su carisma fueron más efectivos que las apelaciones a la responsabilidad fiscal y al uso del “lápiz rojo” para cortar los gastos improductivos del Estado que propiciaba el candidato del radicalismo, Eduardo Angeloz.

La situación económica que se vivió en la Argentina durante los últimos meses del Gobierno de Alfonsín -con ua inflación que había llegado al 78,4% en el mes de las eleccioness- fue determinante para el triunfo electoral de Menem, el 14 de mayo de 1989. Con el 47,5% de los votos y la mayoría del Colegio Electoral, Menem fue  Presidente de la Nación.

 

Resultado de imagen para menem gobernador 1983

 

Menem asumió el 8 de julio, sin un plan económico claro y con señales de mucha mayor moderación que durante la campaña proselitista. “Yo no traigo el simplismo de la demagogia. Solo puedo ofrecerle a mi pueblo sacrificio, trabajo y esperanza (.). No aspiro a ser el presidente de una fracción, de un sector o de una expresión política. Quiero ser el presidente de una Argentina unida”, afirmó durante su asunción.

A partir de allí su gobierno fue lo más opuesto a los principios que había profesado en su ingreso a la política.

Se dedicó a desmontar lo que aún quedaba en pie de los primeros gobiernos peronistas: privatizó todos los servicios de agua, gas y electricidad, las comunicaciones, los altos hornos y el acero, los ferrocarriles, Aerolíneas, desreguló la economía. Hizo lo que ni siquiera los gobiernos más neoliberales del mundo habían hecho: privatizó la petrolera estatal YPF.

Las empresas del Estado fueron privatizadas a precio vil a cambio de papeles de una deuda ilegítima, gran parte tomada por los gobiernos militares. Y ese proceso se prestó a una lluvia de denuncias por coimas y corrupción.

Indultó a los jefes de la dictadura que habían sido condenados por graves violaciones a los derechos humanos y bloqueó la realización de otros juicios, buscó la alianza con las derechas antiperonistas y se abrazó con el enemigo más odiado del peronismo, el verdadero inspirador de los fusilamientos y la represión a los peronistas, Isaac Rojas. Su canciller definió la política exterior como “de relaciones carnales” con Washington y buscó la reconciliación con Gran Bretaña subordinando el reclamo de soberanía en Malvinas.

Convocó a Domingo Cavallo, que aceleró el proceso de quiebras en la pequeña y mediana industria y fundió a los productores del campo. Privatizó las jubilaciones y creó la estafa de las AFJP. Millones de ciudadanos quedarían sin jubilación en el futuro.

 

 

En los primeros años, la política económica del menemismo que favoreció a las grandes corporaciones, creó también una ilusión de prosperidad de la clase media media y alta, al mismo tiempo que aumentaba la desocupación, se multiplicaban los pueblos fantasma en el campo y las economías regionales se fundían.

Menem representó en Argentina la expresión más clara de la ola mundial que había provocado la globalización neoliberal y proclamaba el “fin de las ideologías”. 

Sus dos presidencias le valieron diez años y medio en el poder. Fue el presidente que gobernó más tiempo. Y, con altibajos, mantuvo cierta popularidad hasta el final, a pesar de la creciente protesta popular. Cuando quiso postularse para un tercer período, sus aliados del mundo corporativo y los conservadores antiperonistas que lo habían acompañado decidieron que ya no necesitaban la máscara del peronismo y le quitaron su apoyo.

El escándalo del tráfico ilegal de armas a la guerra civil en la ex Yugoeslavia, los atentados terroristas contra la embajada de Israel y contra el edificio a la AMIA involucraron a su gobierno en una trama siniestra. La investigación de los atentados fue obstaculizada desde su gobierno a partir de lo cual los atentados quedaron impunes y en la incógnita. Zulema Yoma, la ex esposa de la que se separó tras expulsarla de la Quinta presidencial de Olivos, vinculó esa oscura trama con la muerte de su hijo Carlos Junior en un accidente aéreo.

Imputado en varias causas, como la triangulación de armas a Ecuador y Croacia, el encubrimiento del atentado de la AMIA, el pago de sobresueldos a sus funcionarios durante su gobierno, además de peculado y la venta del predio de La Rural a precio vil, durante cinco meses, Menem estuvo permaneció detenido con arresto domiciliario en su casa de Anillaco.

Tras conocer a la periodista chilena y ex-Miss Mundo, Cecilia Bolocco, el riojano se casó en su pueblo natal el 26 de mayo de 2001.

 

 

En 2003, Menem se presentó como candidato presidencial. En un escenario con peronismo dividido y la pérdida de confianza en la dirigencia política, el riojano ganó en primera vuelta, con el 24,4% de los votos, unos dos puntos más que Néstor Kirchner. Pero ante el hecho de que los pronósticos de las encuestas favorecieran ampliamente al santacruceño en el ballottage, Menem renunció a su postulación en segunda vuelta.

Dos años después, fue elegido Senador nacional por La Rioja, cargo que siguió ocupando hasta su fallecimiento. En el 2007, había intentado ser Gobernador de su provincia por cuarta vez, pero terminó tercero.

 

(PH: NA)

Related posts

Deja una respuesta