Pinamar: Un joven de 24 años perdió la vida tras chocar su moto contra un todoterreno en un médano

Matías Ezequiel Mares, que se encontraba vacacionando en la Ciudad Balnearia de Cariló, murió en la tarde del miércoles en el Hospital Comunitario de Pinamar, donde había sido trasladada el domingo.

 

Matías Ezequiel Mares, de 24 años, había impactado contra un vehículo todoterreno mientras circulaba en moto en una zona de médanos en la localidad balnearia de Cariló. El joven  falleció a causa de las lesiones sufridas, luego de permanecer internado durante tres días en terapia intensiva.

Maresmurió en la tarde del miércoles en el Hospital Comunitario de Pinamar, donde había sido trasladada el domingo, luego de que la Kawasaki KX 450 en la que circulaba chocara contra un UTV Polaris RZR Turbo, un vehículo con tracción en las cuatro ruedas, en el extremo sur del Partido de Pinamar.

El accidente se produjo en una zona de médanos después de las 18, y el joven fue trasladado inconsciente en una ambulancia a las 18.43, tras un llamado al 911.

 

Matías era un apasionado por las motos. Tenía experiencia en competencias y conocía la zona donde se produjo el accidente.

Matías Mares ingresó al Hospital con “un traumatismo de cráneo muy importante y compromiso a nivel pulmonar”, y pese a que fue intervenido quirúrgicamente de urgencia el mismo domingo, desde el lunes por la tarde se encontraba con muerte cerebral en la unidad de cuidados críticos.

Tras el fallecimiento, la familia de la víctima dispuso que los órganos del joven fueran donados, por lo que tomó intervención el Centro Único Coordinador de Ablación e Implante Provincia de Buenos Aires.

Eduardo Mares, padre de la víctima, dijo que su hijo había salido con su moto a “girar” en los médanos, “para probar un amortiguador que le habían arreglado pocos días antes en un local de Pinamar”.

“Matías salió en su moto, acompañado por su amigo Lucas, que iba en un UTV, y de pronto se cruzan con otro UTV, que hace una maniobra para evitar el impacto, y Matías lo choca en el costado del conductor”, detalló.

Además agregó que su hijo “llevaba todo el equipo de protección profesional, con pechera, casco y botas”, y que tras el impacto, el conductor del otro vehículo siniestrado, identificado como Laureano García (45), oriundo de Ezeiza, “inmediatamente lo asistió, le quitó el casco y le hizo respiración boca a boca”.

Mares relató a su vez que el amigo de su hijo fue en busca de la camioneta de Matías, estacionada en el sector de playas, y que luego trasladó en ese vehículo al joven herido hasta el sector de ruta, “donde ya estaba esperando una ambulancia”.

“Yo quiero dejar en claro que acá no hubo mala intención de nadie, que el conductor del UTV no se escapó ni nada de eso, que lo asistió y estuvo con él en todo momento, y que esto fue una fatalidad. Mi hijo conocía los médanos, desde que le regalaron a los 3 años un cuatriciclo de 50 centímetros cúbicos era un aficionado a los deportes motores, y le ocurrió esta desgracia de chocar con el pobre hombre que no tuvo la culpa”, expresó el padre de Matías.

 

Matías en Cariló

Tras el accidente, se inició una causa caratulada inicialmente como “lesiones culposas” en la Unidad Funcional de Instrucción 4 de Pinamar, a cargo del fiscal Juan Pablo Calderón, quien ordenó el secuestro de ambos vehículos y en las últimas horas dispuso la autopsia de Mares.

El padre del joven aseguró que su hijo, oriundo como toda la familia de la localidad de Benavídez, en el partido de Tigre, había llegado junto a su novia y otra pareja de amigos a Cariló para pasar la segunda quincena de enero.

Related posts

Deja una respuesta