Holanda: el Gobierno neerlandés en bloque dimitió por un escándalo con ayudas sociales

El Primer Ministro holandés, Mark Rutte, anunció el viernes la dimisión de su Gobierno, tras el escándalo en la gestión de ayudas sociales.

 

En un aparente de acto de constricción, el gobierno del Primer Ministro holandés Mark Rutte renunció en bloque después de que un informe parlamentario lo culpara de mala gestión con los subsidios para el cuidado de niños entregados a familias con menores.

Miles de familias, la mayoría de origen inmigrante, fueron falsamente acusadas de fraude entre el 2013 y el 2019 y fueron obligadas a devolver las ayudas sociales que habían recibido para el cuidado de niños. El error llevó a muchas familias a endeudarse para devolver a la agencia tributaria lo recibido durante años.

El informe publicado a finales de 2020 detallaba cómo el Gobierno acosó a las familias para que devolvieran las prestaciones otorgadas para el cuidado de los hijos. Tras el escándalo, Rutte ha decidido disolver el Gobierno a escasas semanas de las elecciones de marzo.

El informe que reveló estas prácticas dejó a la luz cómo las agencias gubernamentales acusaron a 20.000 padres de fraude ante los Tribunales y los obligaron a devolver las prestaciones que habían recibido por sus hijos, unos subsidios que se les había otorgado conforme a la ley. Sin embargo, en muchos casos este supuesto fraude  se limitaba a algunos papeles incompletos, mientras que en otros las familias recibieron más dinero del que, a priori, les correspondería debido a las fluctuaciones de sus ingresos.

 

El Primer Ministro de Países Bajos, Mark Rutte. (PH: Reuters)

 

A pesar de que el aparente fraude, no fue tal y tampoco fue causado por los beneficiarios, el Gobierno de Rutte  exigió a las familias a devolver el dinero recibido, cuando muchas de ellas, de bajos ingresos, ya se lo habían gastado. Esta situación las dejó al borde de la quiebra y las obligó a pedir préstamos para poder hacer frente a los pagos.

El mismo informe detalló que 11.000 familias fueron sometidas a controles adicionales porque tenían una segunda nacionalidad, lo que va en contra de la prohibición de discriminación de la Constitución holandesa, según recoge el canal de noticias Dutch News.

Luego que el escándalo trascendiera, el Gobierno pidió disculpas y ofreció una indemnización de unos 30.000 euros por familia, sin embargo la oposición y las víctimas pidieron la renuncia de la administración.

“El Estado de derecho debe proteger a sus ciudadanos del todopoderoso Gobierno y aquí esto fracasó de forma estrepitosa”, declaró Rutte en rueda de prensa, tras lo cual reveló que había presentado la dimisión de su gabinete al rey Guillermo Alejandro, dos meses antes de las elecciones legislativas y en medio de la crisis sanitaria desatada por la pandemia de coronavirus.

“Estamos todos de acuerdo: cuando todo el sistema fracasa, sólo se puede asumir una responsabilidad conjunta”, agregó, citado por la agencia de noticias AFP.

 

 

La dimisión del Gobierno tiene lugar dos meses antes de las elecciones legislativas del próximo 17 de marzo, y en medio de una crisis sanitaria que obligaron a las autoridades a imponer en el país las restricciones más estrictas desde el inicio de la pandemia.

El sistema político de Países Bajos permite la existencia de un “Gobierno que ha dimitido”, que puede ocuparse de los asuntos corrientes a la espera de la formación de un nuevo Gobierno o de nuevas elecciones.

 

El Rey Guillermo deberá estudiar la dimisión del Gobierno

El Primer Ministro ya había adelantado que seguiría en funciones pasara lo que pasara, entre otras razones para evitar un vacío en plena pandemia de Covid-19.

El Rey Guillermo debe ahora estudiar la dimisión y, en principio, pedirá al Gobierno que se mantenga de forma interina a la espera de los comicios.

Deja una respuesta