Berazategui: Murió un joven que había sido brutalmente atacado en una fiesta clandestina

Se trata de Gonzalo Rivadero, de 23 años, quien había sido internado con un severo traumatismo de cráneo y una hemorragia interna tras el brutal ataque recibido el pasado 3 de enero en una fiesta clandestina realizada en la localidad bonaerense de Hudson.  El presunto agresor tiene 21 años y se entregó a la Policía.

 

Un joven de 23 años, que fue brutalmente golpeado al asistir a una fiesta clandestina en la localidad bonaerense de Hudson, Partido de Berazategui, murió luego agonizar una semana. Por la agresión se entregó otro joven de 21 años.

La víctima, Gonzalo Gabriel Rivadero, finalmente perdió la vida el pasado sábado después de recibir varios golpes en el cuerpo y en la cabeza luego pelearse con otro joven identificado como Marcelo Nahuel.

El Fiscal Daniel Ichazo, a cargo de la investigación, logró identificar al sospechoso gracias a la declaración de dos testigos.

Víctima y presunto victimario, según señalaron fuentes judiciales a Télam, habían participado de una fiesta clandestina en la madrugada del 3 de enero en un predio ubicado en las calles 64 y 157 de la localidad de Hudson, en el sur del conurbano bonaerense. Según una testigo, la pelea habría comenzado luego de que el agresor lo reconociera a Rivadero como el sobrino de un hombre con quien tendría una relación conflictiva.

La testigo declaró que el agresor ya había tenido una pelea previa al comienzo de la fiesta y, casi al final, al encontrarse con Rivadero y le pregunta: “¿Vos sos el sobrino de Pinino?”, un hombre de la zona. De acuerdo a la declaración, Rivadero contesta afirmativamente, tras lo cual comienzan los golpes.

De acuerdo a los datos recopilados durante la investigación, la pelea ocurrió fuera del predio donde se realizaba la fiesta clandestina y en ella sólo participaron Rivadero y Nahuel.

Por las graves heridas sufridas durante la pelea, la víctima fue trasladada al Hospital del Cruce, en Florencio Varela, donde falleció el sábado pasado.

Según el resultado preliminar de la autopsia, el cuerpo de Rivadero presentaba un fuerte traumatismo de cráneo y varios golpes en el cuerpo. Por lo pronto, los investigadores aguardan el resultado de otras pericias complementarias.

La investigación está a cargo del Fiscal Daniel Ichazo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Berazategui, quien calificó el expediente como “homicidio simple en concurso con lesiones leves”, ya que otra joven fue golpeada al interponerse en el momento de la agresión.

Luego de una serie de allanamientos ordenados por el Fiscal de la causa, ayer por la mañana, Marcelo Nahuel se entregó en la Defensoría Oficial de Berazategui.

Voceros judiciales indicaron que el joven, sin antecedentes penales, se negó a declarar, por lo que el fiscal solicitó la detención formal al Juzgado de Garantías 7, a cargo de Alejandro Mora, quien la convalidó.

 

Gonzalo tenía 23 años. (PH: Facebook)

 

Desde el comienzo de las restricciones a causa de la pandemia por el SARSCoV2​, las fiestas clandestinas se volvieron habituales a lo largo de todo el país y incrementándose con el comienzo de las vacaciones de verano.

Días atrás y tras un llamado al 911, el Comando de Patrullas dispuesto en la Ciudad de Mar del Plata logró desarticular una fiesta clandestina en la zona de Punta Mogotes y en la que, según fuentes judiciales, se estima que había más de 500 personas.

En esa oportunidad, la fiesta ilegal era realizada en la intersección de Racedo y Avenida de los Trabajadores, lugar al que llegó un patrullero, que, al ver la magnitud de la reunión, solicitó refuerzos para evitar que se escaparan y poder tomar los datos de los participantes.

Los vehículos  de los participantes en la fiesta se encontraban dispersos en la zona, estacionados en contramano y sobre las veredas de otras viviendas. Todo terminó cerca de las 5 AM, cuando la Policía, luego notificar a los presentes por incumplir el Artículo 205 del Código Penal de la Nación, dejó que los jóvenes se retiraran del lugar.

Cabe recordar que el Artículo 205 expresa que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Otro caso que llegó a las noticias fue en la víspera de Año Nuevo, cuando los rugbiers Lucio y Felipe Cozzi fueron detenidos por la Policía Bonaerense, acusados de la feroz golpiza a Felipe Di Francesco en otra fiesta clandestina realizada días antes en Claromecó. Tras la golpiza Felipe fue trasladado a un Centro Médico de Claromecó y posteriormente a la Clínica Hispano. Como consecuencia de los golpes recibidos, Di Francesco sufrió una doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en la cara y un traumatismo en el ojo izquierdo que podría comprometer su vista de por vida.

 

 

Related posts

Deja una respuesta