Femicidio de Ludmila: El único acusado se negó a declarar y continuará detenido

El único acusado por el crimen de Ludmila, Cristian Adrián Jerez (19), fue indagado por el Fiscal de la causa, Federico Soñora, por un delito que prevé la pena de prisión perpetua. Se negó a declarar y continuará detenido.

 

MORENO.- El único detenido por el femicidio de Ludmila Pretti, se negó hoy a declarar y continuará preso, informaron fuentes judiciales.

Cristian Adrián Jerez, de 19 años, llevaba casi 48 horas prófugo cuando la DDI de Moreno-General Rodríguez y la División Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la Policía Federal, lo encontraron esta madrugada con la geoubicación del celular que llevaba encima y una división de perros que le olfatearon el rastro, en un operativo a cargo del fiscal Federico Soñora.

No estaba tan lejos de su casa, ubicada en la zona de Francisco Álvarez. A poco más de 15 cuadras en línea recta por la calle Diario La Nación, hacia un arroyo cercano, donde Jerez se había metido en un intento por no ser hallado. “¡Me entrego, por favor no me maten!”, gritó el acusado del crimen de Ludmila, con las manos en alto para que lo esposaran.

Cristian Jerez es el único acusado de estrangular hasta la muerte a Ludmila Pretti . Una vez apresado, no negó nada a los policías que se lo llevaban, tampoco afirmó su culpa. Las pruebas están en su contra. El cuerpo de Ludmila apareció en su casa de Francisco Álvarez, semidesnudo, envuelto entre dos colchones.

 

El ruego del detenido por el crimen de Ludmila: “Por favor, no me maten”

 

El cuerpo de Ludmila fue hallado el domingo, semidesnudo y entre dos colchones, en la vivienda que alquilaba Jerez, ubicada en la calle Diario La Nación, del barrio Villa Escobar de Francisco Álvarez. La autopsia practicada el lunes confirmó que Ludmila murió por asfixia por estrangulamiento a lazo, por lo que los investigadores sospechan que probablemente el agresor utilizó la pashmina que la adolescente llevaba en el cuello para ahorcarla, informaron fuentes judiciales.

Además, agregaron que se esperan estudios complementarios para saber si hubo o no un abuso sexual y que la data de muerte es entre las 8 y las 12 del domingo. “La hipótesis es que a la chica la intentaron abusar, que ella se resistió y la ahorcaron. Para corroborarlo, esperamos los resultados de la autopsia”, informaron fuentes Judiciales a la Agencia Télam.

 

Ludmila Pretti tenía 14 años

 

Todo ocurrió en la propiedad ubicada en la calle Diario La Nación 4038, en Francisco Álvarez, Partido de Moreno. El sábado a la noche un joven llamado Cristian Jerez organizó una reunión.

Según los vecinos, esta Jerez organizaba estas reuniones “todos los fines de semana” sin importar las restricciones impuestas por el aislamiento. Se trata de un terreno con varias construcciones alquiladas que comparten la entrada y un patio. La vivienda de Jerez está ubicada al fondo.

Ludmila y su amiga Mayra fueron a esta casa el sábado por la noche. Conocían a Jerez a través de su primo. Pasaron por el lugar alrededor de 10 personas durante la noche, pero para el amanecer quedaron cuatro: Ludmila, Mayra, Cristian y su primo. Fueron ellos los que declararon que Ludmila se quedó sola con Jerez, además del testimonio de los vecinos.

Cristian Jerez (19), acusado del femicidio de Ludmila Pretti, se negó a declarar

 

A las 6:30 de la madrugada del domingo, desde el celular de Ludmila enviaron un mensaje avisando que estaba a punto de volver a su casa en un remís, sin embargo, no está claro que haya sido ella quien lo haya escrito.

Cuando sus padres vieron que no llegaba,  hicieron la denuncia en la comisaría después de rastrear a los que habían participado de la reunión.  Los mismos padres de la joven asesinada fueron quienes identificaron ante la Policía a las personas que estuvieron esa noche.

En tío de Ludmila, que es agente de la Policía Federal, rastreó la ubicación de su celular y detectaron que el teléfono nunca seguía en la casa donde se hhabía realizado la reunión. El teléfono celular tuvo su última conexión a las 8 de la mañana del domingo y después desapareció.

Una hora después, por pedido del fiscal Federico Soñora, allanaron el domicilio y encontraron a Ludmila: su cuerpo estaba escondido debajo de la cama entre dos colchones.

 

Cristian Jerez quedó imputado por el delito de femicidio, que prevé  prisión perpetua, pena que podría agravarse de comprobarse el abuso sexual.

Related posts

Deja una respuesta