Facundo Astudillo Castro: Apartan a la Policía Bonaerense de la investigación por su desaparición

Así lo anunció el Fiscal Rodolfo de Lucía a cargo de la causa. La Fiscalía hizo lugar a un pedido de la Subsecretaría de Derechos Humanos y dispuso la medida preventiva.

 

La Policía Bonaerense fue apartada de la causa que investiga el paradero de Facundo Astudillo Castro, el joven de Pedro Luro desaparecido desde el 30 de abril, según lo anunció este mediodía el Fiscal Rodolfo de Lucía que tiene a cargo de la causa.

“Se dispuso que la investigación en el marco de la búsqueda de Facundo Astudillo continúe con el auxilio de Fuerzas Federales”, afirmó De Lucía.

Luego de los reiterados pedidos de la familia para apartar a la Policía Bonaerense de la investigación, el Fiscal, declaró que “hemos resuelto que, más allá de no encontrar elementos objetivos que nos permitan pensar en una actuación ilegal policial o que sea el determinante de que no podamos hallar a Facundo, que la investigación continué preventivamente con el auxilio de Fuerzas que dependan del ministerio de Seguridad de la Nación”.

Según indicó en declaraciones a la prensa la resolución se tomó a partir de “una presentación de la Secretaría de Derechos Humanos y basándonos en normativas de la provincia como la de la Procuración General a la que respondemos”.

El funcionario judicial señaló que de ahora en más, la investigación quedará a cargo de integrantes de la Policía Federal, Prefectura Naval, Gendarmería y Policía Aeroportuaria que son “las fuerzas de seguridad las que podemos trabajar en reemplazo de la Policía Bonaerense preventivamente y hasta tanto veamos cómo sigue el desarrollo de la causa”.

Hoy por la mañana, el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, había dicho que, hasta el momento, en la causa que investiga el caso “no surge ninguna evidencia” de una posible responsabilidad policial en el hecho.

 

Facundo Astudillo Castro fue visto por última vez el 30 de abril

 

Los hechos:

Facundo Astudillo Castro tiene 22 años y está desaparecido desde el 30 de abril, el joven emprendió viaje “a dedo” de Pedro Luro hacia la casa de su ex pareja en Bahía Blanca. Nunca llegó. A pesar de los múltiples intentos por comunicarse con él, desde ese mismo día el teléfono de Facundo está apagado. Tras la denuncia de la familia, se inició una causa por “averiguación de paradero” en la Ayudantía Fiscal de Villarino. La investigación está plagada de irregularidades, inconsistencias y declaraciones contradictorias de los policías que declararon haber visto a Facundo en la localidad de Mayor Buratovich y después en Teniente Origone. El último de los testimonios es el más contradictorio: primero declaró que una camioneta lo levantó y salió en dirección a Bahía Blanca; cuatro días después, cambió su testimonio y dijo que, en realidad, se fue caminando.

Pero ni la policía ni la justicia le notificaron a la familia de las declaraciones de los policías. Recién los conocieron el 19 de junio, más de 50 días después de la desaparición, durante los rastrillajes en la zona. Sin embargo, la última y mayor de las irregularidades se conoció la semana pasada. El 27 de junio, tres vecinos de Pedro Luro se comunicaron con la familia de Facundo y le contaron que el día de la desaparición, alrededor de las 3 de la tarde, después de pasar el ingreso de la localidad de Mayor Buratovich, vieron a Facundo cuando era detenido por dos policías e ingresado a la cabina trasera de un patrullero. Los tres vecinos se habían presentado en la comisaría de Pedro Luro para ofrecer su testimonio, pero nunca fueron llamados a declarar. La declaración coincidente de los tres ciudadanos echa por tierra los testimonios y actuaciones policiales, identifica otro tiempo y lugar de su desaparición y aporta el principal dato: Facundo fue visto por última vez cuando era detenido por la policía de la localidad de Mayor Buratovich.

La madre de Facundo, a través de sus abogados, se presentó como denunciante ante la Justicia Federal, frente a la posibilidad de que su hijo haya sido víctima de una desaparición forzada.

Esa hipótesis apunta a que evidencian ciertas irregularidades de la policía de Villarino en las primeras horas de la desaparición del joven.

Entregaron los celulares

En este sentido, el fiscal anunció que los uniformados que actuaron en Villarino por este caso “entregaron voluntariamente los celulares personales, para analizar la información y colaborar con la investigación”.

“Los vamos a analizar con la tecnología Ufed, que tenemos en la Fiscalía. Es un software con buena capacidad para recuperar información borrada. Eso nos da cierta seguridad”, dijo.

Sobre las medidas de prueba, confirmó que restan más testimonios, chequeos de cámaras, el análisis del contenido de otros celulares secuestrados en las últimas horas (relacionados con la expareja de Facundo en Bahía), así como resultados de redes sociales.

“Hay mucha información para procesar. Esperamos llegar a buen puerto”, concluyó De Lucia.

Related posts

Deja una respuesta