Dueños y Empleados de una Cochería de Ballester infectados con COVID-19 y una Clínica Privada en la mira por no informar que la paciente fallecida tenía el virus.

Los dueños y empleados de la histórica Cochería Menini de Villa Ballester resultaron contagiados de coronavirus luego de trasladar a una paciente fallecida en la Clínica Norte de Villa Adelina.

 

 

Denunciaron a una clínica de zona norte

Clínica Norte de Villa Adelina

Negligencia, falta de responsabilidad o simple especulación económica? lo cierto es que la Centro de Salud Norte, ubicado en la localidad de Villa Adelina, Partido de Vicente López, no informó que la paciente fallecida tenía coronavirus y esta acción, en medio de una pandemia, raya en el desprecio por la vida humana. El resultado hasta ahora son doce personas infectadas con el virus COVID-19 entre personal de la clínica, los dueños y empleados de la Cochería y, al menos, cuatro familiares.

Sepelios M. Menini, es una empresa familiar de la que están al frente los hermanos Mario y Marcela Menini, junto a la hija de esta última, Maricel. Fundada hace 105 años, desde siempre estuvo regenteada por la familia cuyo apellido conocen la mayoría de los ballesterenses. Hoy, por primera vez en su historia, Sepelios M. Menini se encuentra cerrado.

Este jueves fue Maricel Menini quien en distintos medios de comunicación, fue dando detalles de lo ocurrido. Según contó Maricel, todo comenzó el 6 de abril cuando Sepelios Menini fue contratado para realizar un servicio para una mujer fallecida en el Centro de Salud Norte.

Según relató en Telefé Noticias mediante una videollamada, inicialmente todo se desarrolló con normalidad. Había que retirar el cuerpo de la fallecida que se encontraba en la clínica para así realizar los preparativos necesarios y luego cumplir con los deseos del hermano de la difunta, quien solicitó el servicio de cremación en el Cementerio de Boulogne.

“Ese día enviamos la ambulancia a retirar a la fallecida del Centro de Salud Norte. Pero nos dijeron que no había médico en ese momento para hacer el certificado de defunción, lo cual suele pasar en días feriados, un domingo a la noche, pero un día de semana entre las 18 y  21, es raro” manifestó Menini con tono de extrañeza.

“Cuando los ambulancieros fueron a retirar a la fallecida vieron que en la morgue de la clínica estaba la fallecida en una bolsa negra al lado de otros dos fallecidos, también en bolsas negras. Pero los otros dos cuerpos tenían una etiqueta como posibles casos de coronavirus. Estaban en bolsas negras comunes, de las utilizadas en la cochería, no en las bolsas correspondientes para los casos infecciosos que son rojas, completamente distintas”, explicó.

Según continuó relatando, al llegar a la cochería, el ambulanciero comentó este detalle que habían notado en la morgue del Centro de Salud, por lo que, como precaución, “rociamos la bolsa con lavandina, colocamos así el cuerpo dentro del ataúd y lo sellamos con papel film”

Maricel Menini, se confirmó que resultó contagiada con COVID-19

Al día siguiente, ya con el Certificado de Defunción expedido por el Centro de Salud Norte, se reunieron con el hermano de la mujer fallecida para concluir con los trámites necesarios. Fue entonces que el hombre solicitó información sobre las causas del deceso de su hermana: “Shock refractario, insuficiencia respiratoria y paro cardiorrespiratorio”, informaba el médico firmante. En ese momento “comenzó la sospecha del hermano de la fallecida, quien había ingresado a la clínica el 7 de marzo por una infección urinaria y dijo que a su hermana ya le iban a dar de alta. Y en ese momento, contó en la misma cochería, que el día que su hermana falleció, lo dejaron pasar a verla, estaba la médica atendiéndola; él le corto las uñas y de repente se descompensó. Lo hicieron salir de la habitación y, momentos después le comunicaron que había fallecido.” recordó Maricel Menini.

Inmediatamente, el hombre decidió hablar con la médica que había atendido a su hermana durante su internación. “Dos horas después, desesperado, llamó a la cochería y gritando y pidiendo que frenasen la cremación. Dijo haber recordado que su hermana había tenido diarrea y tos, claros síntomas del coronavirus. Inmediatamente realizó la denuncia en el Juzgado de donde salió la orden para retirar el cuerpo de la cochería y realizar el test a la fallecida”  

“El jueves 9, llegaron los Bomberos Policías de la Morgue Judicial de Capital con un patrullero a retirar el cuerpo de nuestro depósito de la cochería, los certificados médicos y documentación. Dos días después, llamaron desde el juzgado a la cochería para avisar que le habían hecho el hisopado a la fallecida y había dado positivo de Covid 19 y ahí cambio la historia”, describía Maricel Menini con una mezcla de pena y enojo.

La confirmación de la infección por coronavirus de la mujer fallecida, impuso prolongar el estado de preocupación de la familia Menini. Todos los que estuvieron en contacto con la difunta, deberían estar aislados y realizar los test para comprobar si hubo contagio. Los Menini tuvieron que presionar para lograr que también se hicieran los hisopados de los ambulancieros que habían trasladado el cuerpo.  “Está comprobado que el cuerpo contagia y, además,  la documentación que se  transportó podía estar infectada”, sostiene Maricel.  Así fue que ante la insistencia de la familia, el Juzgado interviniente ordenó la realización del análisis.

Finalmente, “el domingo nos vino a buscar una ambulancia del SAME, nos dieron un sobre a cada uno con dos barbijos que tuvimos que ponerlo encima del barbijo que ya teníamos puesto, o sea teníamos 3 barbijos cada uno. Nos encerraron en esa ambulancia hermética, con un olor a lavandina terrible, donde no podíamos respirar, no funcionaba el aire. Nos llevaron al Hospital  Thompson, donde no estaban informados  de que tenían que realizarnos el hisopado”, continúa Maricel “Después nos tomaron las muestras en el garaje, donde nos expusieron a más contagios, porque el médico que nos atendió nos dijo que tenían el segundo y tercer piso llenos de casos de Covid-19”, agregó.

Justamente indignada, Maricel cuenta que la Empresa funeraria es el único sostén de la familia y que ahora, con el escenario planteado por la negligencia de terceros, deberá permanecer cerrada hasta el 26 de abril para así cumplir con el protocolo de aislamiento.  “Las clínicas ocultan las causas de las muertes, las camuflan. Ponen neumonía crítica o de la comunidad, porque el fallecido con coronavirus contagia y entonces deberían armar un protocolo que genera gastos y medidas sanitarias que muchas clínicas no quieren asumir” resumió.

El miércoles les entregaron los resultados de los hisopados: “Mi tío Mario y yo, dimos positivo en COVID-19. A mi mamá le tuvieron volver a hacer el test porque tomaron mal el hisopado. Así que tenemos que esperar para tener el resultado.”

Ya sea por negligencia o desidia, el triste resultado del accionar del Centro de Salud Norte, deja hasta el momento, doce contagiados, entre ellos 3 médicos, 1 enfermera, 1 empleada administrativa, y la jefa de mucamas de esta clínica privada cuya población principal son pacientes de edad avanzada ya que allí atienden PAMI principalmente.

Interviene en la Causa Judicial la Jueza Arroyo Salgado determinará las responsabilidades del caso. “Ya nuestros Abogados  están trabajando en nuestro caso. Somos testigos, víctimas y ahora querellantes”concluyó Maricel Menini.

 

Citas: Telefe Noticias / Comunicación  videollamada

Related posts

Deja una respuesta